Inicio Carta del director Carta abierta a Marlon Joel

Carta abierta a Marlon Joel

306

Querido Marlon Joel, te escribo estas lineas luego de tu partida a la casa del Señor . Se que te fuiste antes de tiempo. Solo 22 primaveras recorriste por este camino desde aquel dia en que abriste los ojos en la clinica Baez Soto, en la ciudad de La Vega bajo el cuidado de la doctora Berkis Baez. Recuerdo con la energia que llorabas tú  a pesar de estar tan flaquito, tu madre lloraba a carcajadas , mientras el equipo medico te acondicionaba.

Pasaron los dias y llegaste a tu casa donde Yomaris tu madre hacia de todo para hacerte feliz complaciendote en todo, eso si, con las debidas correpciones. Ya no eras un niño llorón como cuando llegaste al mundo, aprendiste a sonreir y esta se convirtió en tu mayor virtud. Sabes, en algunas ocaciones tu madre se marchaba a trabajar y te dejabas al cuidado de Miguelina quien a pesar de ser muda se la ingeniaba con señas para expresar el poder de tu sonrisa . Tu jugabas con carritos, pero te divertia más con el negro color de la tierra dejando entrever amor y pasión por la misma.

El tiempo no se detiene, fuiste creciendo y absoviendo todos los valores de tu madre y los de su familia. Personas humildes, pero ricas en virtudes, de las cuales tambien heredaste el amor por la tierra y la naturaleza lo que te llevó a estudiar en el Instituto Tecnico Saleciano fortaleciendo tu fe, amando a la Virgen y promoviendo la justicia , la paz, y el bien común.

De tu paso por la Universidad Tecnologica del Cibao, UCATECI dicen tus compañeros que eres ejemplo a seguir y  que en cada encuentro con aquella sonrisa  manifestaba que, con pequeñas cosas podemos construir un mundo mejor. Si Marlon, en tu casa de estudios compañeros y profesores se reunieron en una santa eucaristia junto a tu madre y demás familiares para dar gracias a Dios porque a pesar de tu corta edad nos ha dejado un largo legado que permanecerá por siempre en los corazones de todo aquel que te conoció o que de alguna manera contigo se encontró.

Gracias querido Marlon, por haber sido un joven de verdad en un mundo de mentiras, gracias por haber sido luz en momentos de oscuridad, gracias por evangelizarnos sin ser catequista, gracias por hablar de la existencia de Dios sin haberlo visto. Gracias Marlon por haberte ido a la presencia de Dios con tu corazón sano y limpio para cuidar a tu familia e interceder para que tengamos un mundo mejor.

Escrito por Julio Vasquez.