Inicio Noticias Llegaste, bienvenido seas: diciembre

Llegaste, bienvenido seas: diciembre

83

Llegaste de nuevo, diciembre, último mes del año. Has recorrido muchos caminos, liberado batallas. Has escrito páginas completas de historias y vivencias durante estos meses recién pasados. Tus hombros han cargado con los aprendizajes de cada experiencia vivida, algunas muy dolorosas e impactantes, otras cargadas de alegrías y de ilusiones porque simplemente de eso se trata el peregrinar de la vida: subir, bajar, reír, llorar, bailar, caminar, detenerse, seguir…

Cuántos senderos has recogido antes de llegar a la parte final del calendario.  Cuántas huellas has dejado en este camino.  Quizás no pudiste cumplir con las promesas y propósitos que te hiciste al iniciar el primer mes de tu hermano Enero.  Quizás dejaste de hacer lo que debiste hacer, por temor a perder durante este tiempo que se te regaló.

Pero lo importante, diciembre es que llegaste, estás aquí, entre nosotros, con tu añorada brisa fresca, con tus bellas y resplandecientes tardecitas. La naturaleza de este Caribe insular te recibe con alegría y en ella florecen las flores de Pascuas, los pinos se fortalecen, las mandarinas se tornan más jugosas y sabrosas. Las luces se encienden en sus diversos colores.

El corazón humano se abre y se postra ante tus pies, anhelando recibir amor y deseando entregar amor.  Sólo tú, diciembre, eres capaz de despertar el alma de la humanidad a través de ese espíritu de la Navidad que se expande por todo el planeta Tierra, iluminando los rostros de los niños y niñas.

Sólo tú, diciembre, eres capaz de revivir la fantasía, la inocencia, la magia, porque todos queremos volver a ser niños y niñas para poner la yerba debajo del árbol y recibir los regalos de aquel Niño nacido en Belén.

Por eso te doy la bienvenida diciembre.  Ven cargado de nuevas emociones, báñanos de tu frescura mañanera. Embriáganos con olores a mirra, a yerbabuena. Deléitanos de tu sabor a jengibre, turrones, pasteles en hojas.

Bienvenido seas, diciembre, con tu nostalgia por otros tiempos vividos, pero, sobre todo, bienvenido seas con la esperanza de recibir al Bien Nacido!

¡Belén campanas de Belén…Que toquen las campanas, que se abra el Portal de Belén y brille la Luz en toda la humanidad!

Josefina Almánzar.

La autora es abogada y docente