Inicio Noticias Hermana María lucha contra el hambre en la comunidad inmigrante de Nueva...

Hermana María lucha contra el hambre en la comunidad inmigrante de Nueva York

148

Inspirada por las luchas de la comunidad cristiana inmigrante, la hermana María se embarca en un proyecto nutricional único: promover la quinoa como superalimento. Conoce cómo esta iniciativa está ayudando a combatir el hambre y mejorar la salud.

La hermana María Jesús Pinedo Aguilar, Hija de la Sabiduría, ha estado compartiendo la alegría de cocinar quinoa y los increíbles beneficios nutricionales de este antiguo superalimento con la comunidad cristiana inmigrante de la parroquia de San Hugo de Lincoln en Huntington Station, Nueva York.

Las luchas contra el hambre de las familias trabajadoras inmigrantes pobres de Long Island se han visto exacerbadas por la pandemia y la economía inflacionista. Gracias al generoso apoyo, la hermana María está ayudando a estas familias con un beneficioso proyecto nutricional titulado «La quinoa es un superalimento». Rica fuente de proteínas, minerales, vitaminas y otros nutrientes, la quinoa ha ido ganando popularidad por sus numerosos beneficios para la salud.

Inspiración del proyecto

La hermana María concibió el proyecto mientras atendía a la comunidad cristiana inmigrante de la parroquia. Le contaban sus dificultades para proporcionar a sus familias comidas sanas después de llegar a casa cansados de trabajar largas horas en sus empleos.

«En mis diálogos con los inmigrantes, llegué a conocer sus esperanzas, preocupaciones y sufrimientos», escribe en la descripción del proyecto. La Hermana María cita la preocupación de un feligrés: «Llego a casa cansada después de trabajar; sólo quiero descansar, dormir, pero también tengo hambre… Después de ducharme, salgo a comprar comida barata, pero me preocupa porque no es lo bastante nutritiva».

Sor María sabía que tenía que contribuir a resolver este problema y ayudar a la comunidad inmigrante a comer alimentos más sanos.

Durante muchos años, junto con sus compañeras de las Hijas de la Sabiduría, las hermanas Marilyn Soeder, Bernadette Sassone y Teresa de Jesús Aguilar Ávila, ya se había dedicado a servir a la comunidad inmigrante en la parroquia como parte de la Comunidad Intercultural de su Congregación que comenzó allí en 2015. Su objetivo es ofrecer servicios humanos y espirituales a la comunidad cristiana inmigrante.

La comunidad detrás del proyecto

La Hermana María pensó y rezó sobre cómo podía ayudar a resolver el problema de la nutrición. Habló con el párroco, el Padre Robert Smith, que apoyó su idea del proyecto de nutrición con quinoa.

Preguntó al equipo de animación de las Hijas de la Sabiduría si podían ayudar a financiar la compra de quinoa y la impresión de los recetarios para distribuirlos a las familias. Sus Hermanas respondieron con un generoso apoyo y afirmación del proyecto.

Entonces, Sor María encontró un distribuidor que accedió a proporcionar las bolsas de quinoa a un precio rebajado.

Los benefactores respaldan el proyecto

Gracias a generosos benefactores, el proyecto pudo hacerse realidad. A partir de mayo de 2021, la hermana María invitó a miembros de la comunidad inmigrante a una presentación sobre los beneficios de la quinoa para la salud. También compartió algunos platos preparados con quinoa y una refrescante y saludable bebida de frutas.

Desde entonces, el programa ha continuado con gran éxito, con presentaciones a grupos de mujeres y hombres y al grupo de jóvenes de la parroquia.

La oración es un componente importante de las presentaciones, y la hermana María hace hincapié en que «la vida es un regalo que Dios nos ofrece con amor».

También cita a Hipócrates, el padre de la medicina, diciendo: «Que tu alimento sea tu medicina».

Parte educativa del proyecto

«Nuestro cuerpo es una máquina perfecta», dijo la Hermana María a un grupo de adultos jóvenes de habla hispana, sobre la importancia de comer alimentos ricos en potasio, magnesio, proteínas, grasas beneficiosas, fibra, vitamina A, C y D; y una dieta para la salud del corazón, incluyendo una colorida variedad de verduras, frutas, frijoles y granos, y por supuesto la quinua.

«La quinua es un súper alimento maravilloso», les dijo, explicando que la quinua tiene muchos nutrientes esenciales para la buena salud.

Julio Velásquez, líder del grupo de jóvenes, dijo que el programa educativo de la hermana María sobre la quinua está marcando una gran diferencia al ayudar a las familias de inmigrantes hispanos que frecuentan la parroquia. Ahora llevan una vida más sana al elegir mejor sus alimentos.

«Esto ayuda a nuestras familias a estar sanas», dijo. «Ayuda a nuestras familias a elegir mejor qué comer»

«Estoy muy agradecido a la hermana María y a cómo nos enseña sobre nutrición. Y la comida estaba buenísima», dijo Patricia Alcántara, que participó en la presentación. «Hoy he aprendido muchas cosas que no sabía antes sobre cómo la comida puede ser medicina».

Sobre la Hermana María

Criada en Perú, la hermana María creció viendo a su madre preparar el superalimento quinoa en sopas, ensaladas y postres para su familia, amigos y vecinos necesitados.

«Mi madre nació y creció en la región andina, donde se cultiva la quinoa… Sabía que era un superalimento», recuerda la hermana María. «En la oración, recordé a mi madre y cómo preparaba la comida todos los días con alegría y sacrificio. Sabía combinarlos según su valor nutritivo, y estaban deliciosos». Y añadió: «Mi madre trabajaba mucho y ayudaba a mucha gente pobre».