Inicio Noticias San Judas Tadeo: patrono de las causas difíciles

San Judas Tadeo: patrono de las causas difíciles

34

El 28 de octubre la Iglesia celebra la fiesta de los san Judas Tadeo, quien es el patrono de las causas, perdidas, imposibles o difíciles. En la ciudad de Moca, concretamente en el Barrio Los López, lo tienen como su patrono.

San Judas Tadeo, fue uno de los doce apóstoles y primo de Jesucristo. Judas, significa, alabanzas sean dadas a Dios y Tadeo, significa el valiente. Se le atribuye el libro de la Epístola de Judas.

A través del tiempo se ha hecho popular y querido entre los católicos debido a los números favores que sus devotos aseguran haber conseguido por su generosa intercesión.

El modo de representar San Judas Tadeo, es con un medallón en el pecho que tiene el rostro de Cristo, lleva además una llamarada de fuego en la cabeza, porque recibió al Espíritu Santo en Pentecostés.

Otros artistas lo muestran portando una Biblia, en referencia al libro que lleva su nombre. En su manto sostiene un hacha, que hace mención a su martirio, o un bastón como símbolo de las grandes distancias que recorrió mientras predicaba.

Según los exegetas, San Judas Tadeo predico en Judea, Mesopotamia y Persia. Allí se reunió con el apóstol San Simón y juntos combatieron las herejías de Zaroes y Arfexat, dos sacerdotes paganos que levantaron al pueblo contra las obras de los apóstoles.  Ambos recibieron juntos la corona del martirio y por eso la Iglesia los celebra el mismo día. Sus reliquias se encuentran en un altar de la Basílica de San Pedro en el Vaticano.

Según la tradición, antes de morir San Judas miró a San Simón y le dijo que veía al Señor que los llamaba hacia Él. A San Simón lo mataron cortaron su cuerpo en dos y a San Judas Tadeo le cortaron la cabeza con un hacha.

Dado que San Judas Tadeo es el patrono de las causas imposibles te recomiendo, que, si tienes serias dificultades en tu matrimonio, o una enfermedad, o estas desempleado, le enciendas una vela a este venerable santo. Oración: San Judas, Apóstol de Cristo y Mártir glorioso, deseo honrarte con especial devoción. Te acojo como mi patrón y protector. Te encomiendo mi alma y mi cuerpo, todos mis intereses espirituales y temporales y así mismos los de mi familia. Te consagro mi mente para que en todo proceda a la luz de la fe; mi corazón para que lo guardes puro y lleno de amor a Jesús y María. Mi voluntad para que, como la tuya, este siempre unida a la voluntad de Dios.

Felipe de Jesus