Inicio Noticias Mujer sobreviviente al aborto confirma: «El aborto no es asistencia sanitaria»

Mujer sobreviviente al aborto confirma: «El aborto no es asistencia sanitaria»

42

Explica que llamar a un aborto asistencia sanitaria es como decir que un niño es una enfermedad. Normalmente, cuando los médicos fallan, alguien muere, pero en el aborto, cuando un médico falla, la gente vive.

Mientras los estadounidenses se preparan para votar a los políticos y a las medidas electorales que afectarán al futuro de millones de bebés no nacidos, dos mujeres que sobrevivieron a abortos quieren recordar a los votantes que sus vidas también importan.

En declaraciones a The Epoch Times, Jennifer Milbourn y Robin Sertell afirmaron que sus vidas eran igual de valiosas en el vientre materno y, desde luego, no menos por la «elección» de sus madres biológicas.

«Quiero desesperadamente ver un mundo en el que nadie tenga que volver a pasar por lo que yo pasé», dijo Sertell, señalando cómo el aborto le causó un trauma físico y mental permanente.

Milbourn, que fue adoptada, dijo al medio de comunicación que todavía lucha con el trauma y los sentimientos de rechazo debido a la decisión de su madre biológica. En 1978, dijo que su madre se sometió a un aborto por aspiración, pero el procedimiento fracasó porque el embarazo estaba más avanzado de lo que el abortista pensaba.

«Comenzaron el procedimiento y se dieron cuenta de que mi cabeza era más grande de lo esperado», dijo.

Milbourn vive en California, donde se pedirá a los votantes que aprueben la Proposición 1, que establecería un «derecho» al aborto sin restricciones en la Constitución de California. Ella y su marido, Noah, han estado compartiendo su historia públicamente para instar a los californianos a rechazar la enmienda en noviembre.

«Ese bebé que crece dentro de esa mujer no es una enfermedad», dijo Noah a The Epoch Times. «Es algo que tiene un latido, algo que tiene la esencia misma de la vida. Llamar a un aborto asistencia sanitaria es como decir que un niño es una enfermedad, que es algo que simplemente se puede erradicar y no hay que pensar en ese niño».

«Normalmente, cuando los médicos fallan, alguien muere. Pero en el aborto, cuando un médico falla, la gente vive», añadió.

En Montana, donde vive Sertell, se pedirá a los votantes que aprueben una medida electoral provida este otoño: la Ley de Protección de Bebés Nacidos Vivos, que exige a los proveedores de servicios médicos que tomen las medidas necesarias para preservar la vida de un bebé que sobrevive a un aborto.

Sertell declaró a The Epoch Times que se siente «bendecida» por haber sobrevivido a tres intentos de aborto con solución salina, porque otros bebés han sido abandonados a su suerte.

«Muchas supervivientes de abortos… han sido apartadas en frías mesas de acero y declaradas desechos médicos y dejadas solas, llorando y gritando», dijo. «Tuve la gran suerte de no estar en esa situación porque mi padre estaba en la habitación y abogó por mi vida, pero hay una ausencia de protección legal adecuada, y eso tiene que cambiar».

«Los detractores dicen que esto obligará a la gente a tener cuidados no deseados», dijo al periódico. «No se está forzando. Esto está diciendo que deben ser tratados como una persona legal con derecho a una atención médicamente apropiada y razonable».

Sertell dijo que los intentos de aborto en su vida dejaron cicatrices físicas y emocionales duraderas, incluyendo numerosos problemas de salud con su oído, piel, cabello, piernas y sistema digestivo.

Ella y Milbourn comparten sus historias y se ponen en contacto con otras supervivientes a través de la Red de Supervivientes del Aborto, donde juntas esperan cambiar los corazones y las mentes sobre el aborto.

«Somos tan humanas como tú y como todos los demás en el mundo, y la experiencia de que alguien intente matarte antes de nacer te deja una impresión duradera -física, emocional y espiritualmente- por la que ningún otro ser humano debería pasar», dijo Sertell.