Inicio Noticias En Nigeria, las monjas trabajan para reducir las muertes de madres y...

En Nigeria, las monjas trabajan para reducir las muertes de madres y niños

35

Los programas que lleva a cabo el hospital incluyen la atención obstétrica y neonatal de urgencia integral y la atención neonatal esencial. Asimismo, las hermanas tienen clínicas que controlan la salud de los niños menores de 5 años, las cuales proporcionan apoyo nutricional y participan en un programa nacional de inmunización.

La Diócesis Católica de Abakaliki y las hermanas Misioneras Médicas de María se encuentran actualmente trabajando para reducir el número de mujeres que mueren en el parto y el número de niños que mueren jóvenes.

Respecto a esto, la hermana Charity Munonye, administradora del hospital, afirmó: «No se necesita alta tecnología para detener la mortalidad materna. Todo lo que se necesita para prevenir la muerte materna es la atención prenatal, la asistencia cualificada al parto, antes, durante y después del mismo, y eso es lo que hacemos en el Hospital Mile Four».

Los programas que lleva a cabo el hospital incluyen la atención obstétrica y neonatal de urgencia integral y la atención neonatal esencial. Asimismo, las hermanas tienen clínicas que controlan la salud de los niños menores de 5 años, las cuales proporcionan apoyo nutricional y participan en un programa nacional de inmunización.

El teatro se utiliza como herramienta educativa en todas las clínicas, en charlas y talleres educativos.

Georgenia Ndulaka, enfermera del hospital, afirma que toda mujer embarazada quiere dar a luz con vida, volver a su casa y celebrarlo con su familia y amigos.

«Como la mujer quiere estar viva con su bebé, viene a inscribirse para su atención prenatal, lo que significa que la mujer querrá ser atendida por una partera calificada durante el parto», dijo al Catholic News Service.

Ngozi Enu, comadrona que supervisa el departamento de planificación familiar, dijo a CNS que ella y su equipo introducen a las parejas en el programa de planificación familiar natural del hospital en cuanto se registran para el parto y les dan charlas después del mismo.

En caso de que el marido muestre resistencia, «lo inscribimos también y le explicamos la importancia de espaciar los nacimientos y de tener el control de cuántos hijos dar. Es una clase combinada que requiere el trabajo en equipo de marido y mujer».

Dice que también trabajan para desacreditar rumores, como la idea de que el coito no es posible durante la lactancia, en un esfuerzo por ayudar a las parejas a evitar la infidelidad.

El Banco Mundial afirma que Nigeria tiene la cuarta tasa de mortalidad materna más alta del mundo. De cada 100.000 partos, mueren casi 1.000 mujeres.

La hermana Evelyn Akhalumenyo, médico del hospital, dijo que las necesidades maternas y neonatales aumentan debido a la ignorancia de las mujeres nigerianas a la hora de saber qué hacer cuando están embarazadas y por la actuación de parteras no cualificadas.

Uno de los mandatos de los hospitales era «específicamente reducir las complicaciones que sufren las mujeres al dar a luz y reducir su tasa de mortalidad, incluida la de sus bebés».

«Aunque seamos mujeres consagradas en la Iglesia Católica, nuestro objetivo es atender las necesidades médicas de aquellos a los que estamos llamadas a servir. Somos misioneras, lo que significa que trabajamos en todos los departamentos, especialmente en los que la necesidad es grande, y también estamos dedicadas a María, la madre de Dios», dijo la hermana Akhalumenyo a CNS.