Inicio Noticias La Conferencia de Hombres Católicos de Oklahoma inspira la fe y la...

La Conferencia de Hombres Católicos de Oklahoma inspira la fe y la devoción familiar

599

La 26ª Conferencia Anual de Hombres Católicos de Oklahoma titulada «Tras las Huellas del Padre» contó con la presencia de más de 800 hombres católicos que se dieron cita para adorar y dar testimonio de su fe.

El 12 de marzo, más de 800 hombres católicos se reunieron en Norman para la 26ª Conferencia Anual de Hombres Católicos de Oklahoma «Tras las Huellas del Padre».

«Queremos estar aquí para apoyarlos», dijo Ray Haefele, presidente de la conferencia, en sus comentarios de apertura.

Adam Minihan, director de comunicaciones de la Diócesis de Tulsa y presentador del «Catholic Man Show», actuó como presentador del programa.

«Miren a su alrededor. ¿No es increíble ver a 800 hombres reunidos para adorar a nuestro Señor y Salvador, Jesucristo?», dijo.

El padre Joseph Jacobi, director espiritual de la Asociación de Hombres Católicos de Oklahoma, abrió la mañana con una oración.

El diácono Roy Forsythe, copresidente de la conferencia, presentó al primer orador principal, Marcellino D’Ambrosio. El miembro principal del Centro de Teología Bíblica de San Pablo inició la mañana con una charla titulada «Mantener a sus hijos católicos».

D’Ambrosio, el «Dr. Italia», como la gente le conoce, compartió con los hombres sus éxitos y fracasos, y dijo que fue la humildad lo que le ayudó a crecer en su fe.

«Nuestra fe no es un adoctrinamiento», dijo. «¿Cómo deletrean los niños el amor? Es T-I-M-E». D’Ambrosio instó a los participantes a pasar tiempo real con su familia y comunidad, diciendo que los padres nunca saben cuándo los niños tendrán una «pregunta real». Esas preguntas, dijo, son oportunidades para momentos de enseñanza.

«La mayoría de las veces hay un momento crítico en el que la gente pasa de ser un católico dominical a ser realmente un discípulo, y eso tiene que ver con un encuentro que el Señor tiene para ellos».

«Cuando exhibimos, incluso en medio de nuestra ansiedad, nuestras luchas, nuestros quebrantos financieros, cualquier crisis que esté ocurriendo, exhibimos fe, confianza y serenidad. Cuando fracasamos, decimos a nuestros hijos que somos pecadores perdonados, rezamos con ellos, y nunca lo olvidarán. Si nuestra familia es un lugar donde nuestros rostros les dicen a nuestros hijos que son amados y que Dios los ama, puede que se alejen, pero volverán porque no encontrarán eso (amor) en el mundo. El mundo es un lugar que no perdona. Encontrar la misericordia, el perdón y el amor en la comunidad católica, con sus abuelos, tíos y padres, eso les unirá, y al final Dios obrará, y hará milagros».

Jim Beckman, director ejecutivo del Secretariado de Evangelización y Catequesis de la archidiócesis, presentó al segundo orador principal, monseñor James Shea, presidente de la Universidad de María.

La charla de monseñor Shea se tituló «Una vida bien vivida: trabajo, ocio y misericordia».

«Una conferencia de hombres católicos como ésta es un gran testimonio, no solo para Oklahoma, sino para todos nosotros», dijo monseñor Shea. «Tener la valentía y el sentido de comunidad y compañerismo masculino para reunirse una vez al año de esta manera es tremendamente impresionante».

Dijo que vivimos en una era de la comunicación en la que la gente siente que sus vidas giran fuera de control. «La gente lucha por encontrar la paz, pero se siente arrastrada en muchas direcciones diferentes», afirma.

Desafió a los hombres a pensar en lo que es valioso para ellos y en cómo emplean su tiempo. Destacó tres hábitos que los hombres pueden adoptar para lograr vencer el ocio. El primer hábito se centra en la soledad o el silencio diario.

«Nos tortura todo el ruido que nos rodea», dijo, y añadió que la gente necesita descansar del sarcasmo, el cinismo y la prepotencia, para escuchar la voz de Jesús.

El segundo hábito, la celebración, santifica el domingo. Dijo que mantener el domingo aparte es un claro testimonio de que la producción y el consumo no nos pertenecen.

El último hábito es servir a los demás yendo a las periferias.

«Tenemos que encontrar la manera de servir a los demás en medio de nuestra vida», dijo a los hombres.

James Riter, miembro del equipo de la conferencia y cofundador del podcast local «Red Dirt Catholics», organizó la parte de la jornada dedicada a los jóvenes. Riter dijo que los hombres no pueden saber cómo ser padres hasta que hayan aprendido a ser hijos.

«Tenemos una pobreza de paternidad en nuestra cultura», dijo Riter. «En general, el mundo está roto, los hombres están rotos. Tenemos un gran grupo de padres en nuestra diócesis en medio de un mundo que está roto, que no tiene padre. Nuestra esperanza para el almuerzo de los jóvenes es tener un lugar en el que podamos venir directamente a estos hombres cuyos corazones están siendo moldeados y formados, y también para los padres que trajeron a sus hijos, que puedan tener un lugar para estar aquí con ellos, formados en su propia paternidad».

El tercer orador principal, Steve Ray, inició la sesión de la tarde con su charla «Entregarse a Dios: Vivir una vida heroica y sacrificada por Dios».

«Los niños amarán lo que tú amas y si amas al Señor, te seguirán», dijo a los hombres.

Ray pidió a los hombres que consideraran en qué gastaban su dinero, especialmente en las cosas que consumían sus pensamientos y su tiempo.

«Si no estás dando tu vida primero a Jesucristo y a su Iglesia, entonces estás dando tu vida a otra cosa», dijo.

Matt Holland y su hijo, Garrett, condujeron desde Stroud para asistir a la conferencia.

«Tratan de decirme que no importa lo mal que te vaya o lo bien que te vaya, o en qué escenario te encuentres, que siempre creas en Dios y mantengas a Dios en primer lugar», dijo Garrett Holland.

Matt Holland dijo que el día respondió a muchas cuestiones con las que los hombres luchan, como trabajar por un ascenso o para conseguir más dinero, dejando a Cristo como algo secundario.

Brian Greenfield, director de la pastoral universitaria de un colegio jesuita de Tampa, Florida, cerró la jornada con una charla titulada «Búsqueda de hijos: Nuestra filiación trae sanación y dirección a esta cultura».

Greenfield compartió sus luchas personales con la aceptación de Dios como su Padre amoroso, citando tres mentiras que el enemigo pone en los corazones del hombre: Estás solo, no eres amado ni querible, y puedes ser quebrantado por tus experiencias.

«El quebrantamiento se queda con nosotros», dijo, «y el enemigo lo utiliza contra nosotros».

Durante el día, los participantes en la conferencia tuvieron acceso a la confesión y a la adoración. El arzobispo Coakley y el obispo David Konderla, de Tulsa, celebraron la misa de clausura.