Inicio Noticias La verdad

La verdad

30

La verdad puede ser definida como la adecuación entre la cosa y la realidad. O coincidencia entre la afirmación y los hechos. Proviene de la palabra latina: Veritas, veritatis = verdad. La opuesto a la verdad es la mentira. 

Sólo la humildad puede encontrar la Verdad y la Verdad a su vez es el fundamento del Amor “, así lo llegó a decir el Papa Benedicto XVI. Difícilmente se puede encontrar la verdad, en un corazón que rebosa de arrogancia, pues la persona arrogante, no da espacio a la búsqueda sincera de la verdad, sino que solo se busca a sí mismo, o peor aún solo desea buscar sus propios intereses, no el de la colectividad. 

La ventaja de quien hace fila con la verdad, es que jamás será esclavo de algún poder, sino que siempre sabrá servir libremente a los hermanos. Cuando el servicio se concibe como un poder, trata mira al otro como inferior, porque cuando se esta embriagado de poder entonces se enciende la razón, se incapacita para percibir que es la verdad es una, y no es un espejo roto. El portador de la verdad, donde quiera que se encuentre hará mucho bien social, pues su discurso y accionarrá transformará las mentes y corazones de los que están atrapados en la telaraña de la mentira.

Sin verdad, sin confianza y amor por lo verdadero, no hay conciencia y responsabilidad social. Si observamos la cultura de hacer política, la gran mayoría de los políticos suelen utilizar el recurso de la mentira para ganar simpatía de los eventuales votantes. Es una maña vieja, pero que ha hecho mucho daño social.

Un matrimonio que no tiene como fundamento el amor, necesariamente tiene que mentir, y la mentira genera desconfianza. Cuantos matrimonios rotos por caer en la mentira. Cuantas amistades malogradas por caer en el lodo de la mentira. Cuantas sociedades de negocios quebrados por engañar, mentir y estafar. Una pastoral que no esté orientada a la salvación de las almas, será una pastoral no fundamentada en la verdad de Jesucristo. Algunos tienen miedo a predicar la verdad, pero no hay que tener miedo a la verdad, porque es amiga del hombre y de su libertad. 

La fidelidad al hombre requiere la fidelidad a la verdad, que es la única garantía de la libertad y del desarrollo real. Seamos fiel a la verdad, Cristo es camino, verdad y vida.

Pbro. Felipe de Jesús Colón Padilla

El autor es, Juez del Tribunal Eclesiástico

Felipe de Js. Colón