Inicio Noticias La liturgia de lo cotidiano

La liturgia de lo cotidiano

73

No se puede decir que haya quedado igual que antes de la pancreatitis y cirugía de vesícula del mes de marzo; para empezar estoy menos gorda, también locuaz y un poco más chistosa pero, también he notado que tengo sentimientos que antes no tenía y algunos no son de mi agrado.

Un sentimiento que tengo y que jamás tuve es la envidia; la envidia es tristeza por el bien ajeno.

Me hace sentir muy incómoda pensar que me pongo triste porque alguien es feliz, afortunado o dichoso en este mundo, sobre todo porque no sé por qué tengo ese sentimiento o para qué me sirve darme cuenta que lo tengo.

El caso es que hoy desayunaba un té con unas tostadas con mermelada de guayaba y queso fresco mientras reflexionaba sobre este asunto; así que, tomé a una de las personas que me provocan envidia y empecé a alegrarme por cada detalle que conozco de ella y felicitarla por su dicha a la vez que daba gracias a Dios.

Conforme lo hacía me iba dando cuenta que, Jesús bueno que siempre está conmigo, me escuchó cuando, al sentarme a desayunar, le pedí salud para mis heridas.

 

Dice el padre Javier Sánchez Martínez lo siguiente:

«Cuando se participa en la liturgia de modo consciente, activo, interior, la vida se va transformando en una liturgia de lo cotidiano, en un culto vivo de las cosas cotidianas, lo ordinario de la vida. Aquello que vivimos en la sociedad, el ámbito familiar y de amistad, el oficio o profesión, el apostolado, etc., son la materia y el lugar donde damos culto a Dios, sirviendo a Cristo y santificándose: ¡la santidad es la liturgia de lo cotidiano, ordinario y oculto!». De su artículo titulado Participar, hacer de la vida una liturgia cotidiana.

El caso es que después de la cirugía no he quedado igual por lo que estoy acostumbrándome al nuevo funcionamiento; o, más bien debería decir, cómo ha indicado el padre Javier, a dar culto a Dios en lo ordinario de la vida de manera consciente y activa.

No les parece que una vida interior bien vivida es como una misa?

Deo omnis gloria!

Maricruz Tasies