Inicio Noticias Cristiano pakistaní que cumple cadena perpetua por blasfemia es condenado a muerte

Cristiano pakistaní que cumple cadena perpetua por blasfemia es condenado a muerte

158

El tribunal ha aceptado el argumento de la fiscalía de que la pena capital era la única sentencia posible por blasfemia y que la cadena perpetua era «repugnante» para los mandatos judiciales del islam.

Un tribunal pakistaní ha condenado a muerte a un cristiano previamente encarcelado de por vida tras haber sido declarado culpable de enviar mensajes de texto difamando al profeta Mahoma.

El 10 de marzo, el Tribunal Superior de Lahore envió la apelación de la audiencia de Sajjad Masih Gill, miembro de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, al tribunal de la división después de admitir la revisión penal.

En julio de 2013, un tribunal de primera instancia condenó a Gill, de la ciudad de Gojra en la provincia de Punjab, a cadena perpetua por enviar un controvertido mensaje de texto a un musulmán en diciembre de 2011. El veredicto incluía una multa de 314.500 rupias (2.000 dólares estadounidenses).

Había sido arrestado por la policía que rastreó su número de teléfono móvil a través de una torre de telefonía móvil.

En 2015, su hermano y su sobrino informaron haber sido atacados y amenazados por desconocidos mientras regresaban a casa después de visitar a Gill en la Cárcel Central de Sahiwal, la prisión más grande de Asia con una superficie de 283.280 metros cuadrados.

En 2016, dos abogados de la Legal Evangelical Association and Development denunciaron amenazas similares por parte de hombres armados en la carretera entre Kasur y Lahore. Ambos defendieron a Gill y apelaron al Tribunal Superior de Lahore.

La noticia de la sentencia de muerte de Gill fue elogiada por un abogado musulmán en una publicación de Facebook.

Zeeshan Ahmed Awan, quien se encontraba entre los abogados acusadores en el tribunal, dijo que el tribunal había aceptado el argumento de la fiscalía de que la pena capital era la única sentencia posible por blasfemia y que la cadena perpetua era «repugnante» para los mandatos judiciales del islam.

Las leyes sobre blasfemia de Pakistán contemplan la muerte como el castigo máximo por «insultar» al Profeta Mahoma. Los activistas de derechos dicen que las leyes se han utilizado contra los seguidores de otras religiones y las minorías musulmanas como los chiitas.

El mes pasado, el Tribunal Superior de Lahore suspendió la sesión sin escuchar una apelación muy esperada de Shagufta Kausar y su esposo Shafqat Emmanuel, una pareja cristiana que enfrenta la pena de muerte durante los últimos siete años después de haber sido declarada culpable de «blasfemia».

Según el Centro de Justicia Social con sede en Lahore, el año pasado se informó del mayor número de acusados ​​de «blasfemia» (200). Desde 1987, la provincia de Punjab experimentó la proporción más alta de abuso de la ley y la religión (76 %) seguida del 19 por ciento en la provincia de Sindh.