Inicio Noticias Obispo de Estados Unidos sobre bebés abortados: «Su sangre clama justicia»

Obispo de Estados Unidos sobre bebés abortados: «Su sangre clama justicia»

286

«La vida comienza en la concepción… Toda persona concebida es creada por Dios y tiene derecho a nacer y vivir, porque toda vida es sagrada»

(LifeSiteNews/InfoCatólica) Refiriéndose a la cantidad de 61 millones de bebés que murieron en un aborto en los Estados Unidos desde 1973, el obispo David L. Ricken dijo: «Su sangre clama por justicia. Que no continúe».

En su mensaje del 18 de octubre de 2020, el obispo de Green Bay, Wisconsin, recordó a los fieles la santidad de la vida y la necesidad de crear una cultura de vida.

Como parte de la serie de rosarios pro-vida con los obispos de Wisconsin previos a las elecciones presidenciales, el obispo Ricken animó a los votantes católicos a votar por la vida porque es «una cuestión de humanidad», no solo una cuestión católica.

«La vida comienza en la concepción… Toda persona concebida es creada por Dios y tiene derecho a nacer y vivir, porque toda vida es sagrada», dijo.

Después de preguntar por qué la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos (USCCB) hizo del derecho a la vida la prioridad preeminente de la Iglesia Católica en los Estados Unidos, Ricken explicó: «La respuesta es realmente muy simple: porque toda vida es sagrada».

«¿Sabías que ahora son 61 millones? 61 millones de vidas inocentes se han quitado en el útero en los Estados Unidos desde 1973, cuando la decisión Roe v. Wade en la Corte Suprema sancionó y legalizó el aborto.

El derecho a nacer y el derecho a vivir es el derecho humano más fundamental. Ese derecho es el sine qua non, que en latín significa sin el cual no hay otros derechos. Sin este derecho, no hay otro derecho».

Luego señaló las señales de esperanza y los grandes avances [que hemos hecho] en el honor de la dignidad de nuestros hermanos y hermanas por nacer, así como en el cuidado de sus madres. Él identificó el bien que las ecografías y el trabajo de cientos de centros y clínicas de embarazo han podido lograr en todo Estados Unidos.

Además, Ricken afirmó que los ministerios trabajan para ayudar a las mujeres a encontrar la sanación tras sus abortos y, a su vez, ayudar a otras mujeres a tomar la decisión de elegir la vida. «[Esas mujeres] no quieren que queden atrapadas en ese ciclo de muerte», dijo.

«Podemos tener la esperanza de que ahora haya una nueva generación. Una generación joven que se autodenomina la generación provida, que está hablando con valentía en defensa de toda la vida y trabajando con gran celo para cambiar la ley tal como la conocemos, así como para cuidar a los necesitados», declaró Ricken.

Ricken afirmó el buen trabajo que los defensores pro-vida ya están haciendo, pero también animó a la gente a movilizarse para la misión. Dijo: «Aún queda mucho por hacer … A medida que aumenta la protección y el cuidado de la vida, sus oraciones y su cooperación con el Espíritu Santo serán aún más necesarias.

Cada vez más personas se van a dar cuenta de lo que realmente es el aborto y lo que hace. Y los secretos no se ocultarán más. Tendremos que estar ahí para las personas cuando se den cuenta de que eso ha estado en sus vidas».

Aconsejó a los fieles que necesitarán apoyar aún más a las mujeres y familias que atraviesan crisis y ayudar con los servicios de adopción. «Tendremos que poner nuestras palabras y oraciones en acción de muchas formas tangibles».

Ricken también les recordó a los católicos que, aunque construir una cultura de la vida es una tarea enorme y difícil, el amor de Dios está a la altura.

Por ello, los animó a invocar la poderosa intercesión de Nuestra Señora de Guadalupe y los Santos Inocentes para ayudarles a construir una cultura de vida. También agradeció a las personas que han estado involucradas con el movimiento provida, específicamente 40 Días por la Vida, una campaña internacional de 40 días que tiene como objetivo terminar con el aborto localmente a través de la oración y el ayuno.

«Tú también estás teniendo un impacto duradero de por vida», dijo.

El obispo Ricken no solo animó a las personas a construir una cultura de vida, sino que también las animó a actuar. Instó a cualquier persona que haya experimentado o haya estado involucrada con un aborto de alguna manera a arrepentirse, a confesarse y a abrazar la misericordia de Jesús.

Finalmente, ordenó a todos los católicos que eligieran candidatos pro-vida para cargos públicos. «Todo niño tiene derecho a nacer y derecho a vivir», dijo enfáticamente.

«Como nación, protejamos ese derecho una vez más. Hermanos y hermanas, la locura debe terminar. Derramamiento de sangre y destrucción del cuerpo y el alma de estos los seres humanos más inocentes, niños inocentes en el útero y niños fuera del útero. Eso debe terminar», declaró.

Para terminar, el obispo Ricken declaró que el feto merece ser protegido porque es la vida más vulnerable y también tiene derechos. También observó que el aborto ha sido la causa de muchos otros problemas en los Estados Unidos y que la nación necesita sanarse de este pecado.