Inicio Noticias París fue consagrada por su arzobispo a los Corazones Unidos de Jesús...

París fue consagrada por su arzobispo a los Corazones Unidos de Jesús y María

629

El pasado sábado 15 de agosto, día de la Solemnidad de la Asunción de María, el arzobispo de París, Mons. Michel Aupetit, consagró la capital francesa a los Corazones Unidos de Jesús y de María en la basílica del Sagrado Corazón de Montmartre.

(InfoCatólica) «En este día en que celebramos la Asunción de tu Santa Madre al Cielo, queremos consagrarnos a tu Sagrado Corazón del que ha brotado el amor de Dios, unido al Doloroso e Inmaculado Corazón de tu Madre, la Santísima Virgen María. Consagramos y confiamos a vuestros Corazones Unidos nuestras vidas, nuestras familias, los vivos y los muertos, y nuestra ciudad de París», indicó el arzobispo en la oración de consgración.

Mons. Aupetit pidió además:

«En esta época de epidemia e incertidumbre que amenaza a los más aislados y frágiles, en esta época de lucha por el respeto a la vida y la dignidad de la familia, te pedimos el valor de la fe y la fuerza de la caridad, para dar testimonio en medio del mundo de tu amor victorioso sobre el mal».

Y concluyó la oración de consagración diciendo:

«Por la gracia de la Asunción, has asociado a tu Madre a la victoria de la resurrección y la has glorificado en cuerpo y alma, un signo de nuestra futura gloria que ya brilla en nosotros. Bendícenos por la intercesión de María Inmaculada, quita todo el pecado y el mal de nosotros, transfigúranos con la alegría de los hijos de Dios, para la gloria y la alabanza de nuestro Padre».

Homilía

En su homilía previa a la oración de consagración, el prelado francés recordó el sufrimiento de la Virgen al ver morir a su Hijo en la Cruz:

«María estaba allí al pie de la cruz. Ella vio el flujo de sangre. Vio cómo se vertía el agua. Su corazón también fue atravesado por una espada de dolor. Imagina a una madre viendo a su hijo morir en un sufrimiento abominable. Ninguna madre puede pasar por esto sin desmoronarse. Pero además, María, sabe que este hijo es el Hijo de Dios. Qué dolor ver a su Señor tratado de esta manera, resumiendo en él todo el desprecio que los hombres han tenido por Dios desde el principio del mundo hasta hoy, cuando los hombres se toman por Dios jugando con la vida y la muerte».

Tras recordar la escena en que San Juan Bautista saltó en el vientre de su madre cuando la Virgen María, encinta de Nuestro Señor, la visitó, el arzobispo resaltó el desprecio actual por los no nacidos:

«En estos días en que la gente cree que les está permitido destruir embriones humanos o manipularlos para experimentos arriesgados, es bueno recordar que nuestra vida, nuestra vocación, comienza en el vientre de nuestra madre y que esta vida no pertenece a nadie, ni siquiera a quien la lleva».