Inicio Noticias Coronavirus y comunión espiritual

Coronavirus y comunión espiritual

195

Un periodista italiano ha dicho hace unos días lo siguiente, hablando de su país natal: “La iglesia en salida y como hospital de campaña se ha evaporado… Se perdieron los rastros… No más puentes, sino muros…  El país que es el centro de la cristiandad permanecerá totalmente, y por días, sin misa” (Antonio Socci).

Es que el famoso Coronavirus ha traído, entre otras cosas, no sólo la reflexión acerca de la comunión en la mano, sino también una reflexión acerca del mismo papel de la Iglesia en estos tiempos de pandemia.

Con el objeto de continuar con lo de la comunión en la mano (donde se ha ido desde la imposición a libertad e ida y vuelta), nos parece necesario aclarar un tema que no siempre se toca y es que, en realidad, aunque sea muy recomendable y conveniente la comunión sacramental (mientras se esté dispuesto), la Iglesia manda hacerlas ni todos los días, ni todos los domingos ni todos los meses, sino una vez al año, en Pascua de Resurrección o en peligro de muerte (Catecismo de la Iglesia Católica, n. 2042 ).

Esto no significa que no haya que hacerlas cuantas veces se pueda (si se está debidamente preparado, claro), sino simplemente esto: que la Iglesia no lo manda hacer en cada Misa.

Por ende, si alguien se encontrase en algún lugar del mundo con un sacerdote que quisiese imponerle la comunión en la mano contra lo que manda el derecho de la Iglesia, bien podría, si quisiese, hacer una comunión espiritual y así, sin recibir el sacramento, recibir los frutos del mismo (que quizás hasta sean más y mejores por el sacrificio implicado).

Para el buen entendimiento de la comunión espiritual entonces, resumimos aquí abajo un post que publicamos en 2016 acerca de lo que es la “comunión espiritual” para,

Que no te la cuenten…

P. Javier Olivera Ravasi, SE