Inicio Noticias Mensaje del Papa Francisco: Cuaresma 2020

Mensaje del Papa Francisco: Cuaresma 2020

170

Cada año el Santo Padre, Papa Francisco, nos regala un mensaje, es una invitación, un itinerario para vivir con mayor intensidad la Santa Cuaresma. No son cuarenta días para vivirlo de manera ligera y superficial, sino para hurgar los entresijos de nuestros corazones, porque allí se anida lo bueno y lo malo. El tema de este años es: “En nombre de Cristo les pedimos que se reconcilien con Dios» (2 Co 5,20). Contiene un saludo y una exhortación, dividido en cuatro partes.  Les ofrezco un resumen, esperando que sea de utilidad espiritual para mis amables y fieles lectores de cada viernes.

El Misterio pascual, fundamento de la conversión:

La alegría del cristiano brota de la escucha y de la aceptación de la Buena Noticia de la muerte y resurrección de Jesús: el kerygma. En este se resume el Misterio de un amor «tan real, tan verdadero, tan concreto, que nos ofrece una relación llena de diálogo sincero y fecundo» (Exhort. ap. Christus vivit, 117). Quien cree en este anuncio

rechaza la mentira de pensar que somos nosotros quienes damos origen a nuestra vida, mientras que en realidad nace del amor de Dios Padre, de su voluntad de dar la vida en abundancia (cf. Jn 10,10). En cambio, si preferimos escuchar la voz persuasiva del «padre de la mentira» (cf. Jn 8,45) corremos el riesgo de hundirnos en el abismo del sinsentido. Urgencia de conversión:

Es saludable contemplar más a fondo el Misterio pascual, por el que hemos recibido la misericordia de Dios. La experiencia de la misericordia, efectivamente, es posible sólo en un «cara a cara» con el Señor crucificado y resucitado «que me amó y se entregó por mí» (Ga 2,20). Un diálogo de corazón a corazón, de amigo a amigo. Por eso la oración es tan importante.

La apasionada voluntad de Dios de dialogar con sus hijos:

El hecho de que el Señor nos ofrezca una vez más un tiempo favorable para nuestra conversión nunca debemos darlo por supuesto. Esta nueva oportunidad debería suscitar en nosotros un sentido de reconocimiento y sacudir nuestra modorra. A pesar de la presencia —a veces dramática— del mal en nuestra vida, al igual que en la vida de la Iglesia y del mundo, este espacio que se nos ofrece para un cambio de rumbo manifiesta la voluntad tenaz de Dios de no interrumpir el diálogo de salvación con nosotros.

Una riqueza para compartir, no para acumular sólo para sí mismo:

Poner el Misterio pascual en el centro de la vida significa sentir compasión por las llagas de Cristo crucificado presentes en las numerosas víctimas inocentes de las guerras, de los abusos contra la vida tanto del no nacido como del anciano, de las múltiples formas de violencia, de los desastres medioambientales, de la distribución injusta de los bienes de la tierra, de la trata de personas en todas sus formas y de la sed desenfrenada de ganancias, que es una forma de idolatría.

Hoy sigue siendo importante recordar a los hombres y mujeres de buena voluntad que deben compartir sus bienes con los más necesitados mediante la limosna, como forma de participación personal en la construcción de un mundo más justo. Compartir con caridad hace al hombre más humano, mientras que acumular conlleva el riesgo de que se embrutezca, ya que se cierra en su propio egoísmo.

El Romano Pontífice se despide, Invocando la intercesión de la Bienaventurada Virgen María (…), para que escuchemos el llamado a dejarnos reconciliar con Dios, insiste en que fijemos la mirada del corazón en el Misterio pascual y nos convirtamos a un diálogo abierto y sincero con el Señor. De este modo podremos ser lo que Cristo dice de sus discípulos: sal de la tierra y luz del mundo (cf. Mt 5,13-14).

Felipe de Js. Colón