Inicio Noticias Juez de Texas da permiso a un hospital para retirar el soporte...

Juez de Texas da permiso a un hospital para retirar el soporte vital de una niña contra la voluntad de sus padres

23

La juez de la Corte Suprema de Apelaciones del Cuarto Distrito de Texas, Sandee Marion, falló contra una familia que intenta salvar la vida de su bebé, Tinslee Lewis, al no extender un mandato judicial al Centro Médico Cook Children’s ( CCMC) para que no retire el soporte vital de la niña.

(LSN/InfoCatólica) Tinslee Lewis nació prematuramente y ha pasado toda su vida hasta el momento en el mencionado hospital de niños con sede en Fort Worth, donde se sometió a varias cirugías intensivas por un defecto cardíaco, enfermedad pulmonar e hipertensión pulmonar crónica grave. Los médicos concluyeron en octubre que la niña de 10 meses no podía sobrevivir y declararon su intención de quitarla del soporte vital.

Los padres de Tinslee obtuvieron y renovaron una orden de restricción contra la medida con la ayuda de Texas Right to Life. La juez Sandee Marion ha decidido no renovar dicha orden. La familia dispone de siete días para recurrir la sentencia.

«Nuestros médicos y enfermeras han hecho todo lo humanamente posible para salvar la vida de Tinslee», afirmó el CCMC en un comunicado. «Lamentablemente, no muestra signos de mejoría y no hay opciones de tratamiento disponibles para ayudarla a mejorar».

«Estoy desconsolada por la decisión de hoy porque la juez básicamente dijo que la vida de Tinslee no vale la pena», declaró la madre de Tinslee, Trinity Lewis, ante el fallo. «Me siento frustrada porque cualquiera en esa sala del tribunal querría más tiempo como yo si Tinslee fuera su bebé. Espero que podamos seguir luchando a través de un llamamiento para proteger a Tinslee. Ella merece el derecho a vivir. Sigan orando por Tinslee y gracias por apoyarnos durante este momento difícil».

El caso de Tinslee llamó la atención del Fiscal General de Texas, Ken Paxton, quien presentó un informe para ayudarla a salvar su vida. Texas Right to Live también ha pedido al gobernador republicano Greg Abbott que convoque una sesión legislativa especial para derogar una disposición de la Ley de Directivas Anticipadas de Texas (TADA) de 1999.

Dicha ley establece que si un médico notifica su negativa a seguir tratando a un paciente, obtiene la aprobación de un comité y ningún otro médico acuerda atender o ayudar al paciente, entonces el hospital solo está obligado a proporcionar hasta 10 días de atención antes de que se elimine el tratamiento de soporte vital, lo cual incluye la diálisis, aunque el paciente esté consciente.