Inicio Noticias Fiesta de la santidad; y no de brujas y muerte

Fiesta de la santidad; y no de brujas y muerte

36

En noches como estas se abren, de par en par, ciertas puertas del infierno; y tienen lugar hasta criminales prácticas… Por eso, tenemos motivos más que suficientes para celebrar la santidad. Y dar un testimonio radiante, en nuestros pequeños, de todo el bien que Dios hace en las almas puras.

Homilía del padre Christian Viña, en las primeras vísperas de la solemnidad de Todos los Santos.

Jesús, nuestro único Señor, nos deja en las Bienaventuranzas, que acabamos de escuchar, el programa más perfecto para que, con nuestra santidad de vida, le demos gloria a Dios. Estas palabras maravillosas, que forman parte del llamado Sermón del Monte, complementan los Diez Mandamientos; y exigen de nosotros, claro está, la firme decisión de ingresar por la puerta estrecha, y el camino angosto que lleva a la vida (Mt 7, 14). Dios, como nos ama muchísimo, nos exige muchísimo. El mundo, que nos odia, como lo odia a Cristo (Jn 15, 18), nos deja hacer lo que se nos da la gana; para que la Muerte sea nuestro pastor, y bajemos derecho a la tumba (Sal 49, 15).

Jesús, el Nuevo Moisés, nuestro definitivo Libertador, lejos de multiplicarnos las leyes, que después pocos cumplen –como hacen los gobiernos que padecemos-, nos deja apenas un puñado de normas de facilísima comprensión. Alaba, así, el tener alma de pobres, la paciencia, la aflicción; el hambre y la sed de justicia; la misericordia, la pureza de corazón, el trabajo por la paz, y la práctica de la justicia. Y, en el colmo del absurdo –según la óptica del mundo, el demonio y la carne, nuestros tres enemigos- nos pide que nos alegremos y regocijemos, cuando seamos insultados y perseguidos, y cuando se nos calumnie en toda forma a causa de Él (Mt 5, 11-12).

El Apocalipsis, el último libro y uno de los más bellos y esperanzadores de la Biblia, nos habla de los 144.000 salvados, pertenecientes a todas las tribus de Israel (Ap 7, 4). Lógicamente, este número debe entenderse de un modo simbólico; ya que hace referencia a la multitud de los Bienaventurados que llegaron, llegan y llegarán al Cielo. A partir de aquellas doce tribus de Israel, Jesucristo estableció sobre los Doce Apóstoles, la Alianza nueva y eterna. El número 144.000 es múltiplo de 12; ya que 12 por 12.000 da esa cifra. No hay que caer, entonces, en la trampa de ciertas sectas que, para meter miedo en creyentes ingenuos y poco formados, sostienen que solo son 144.000 los que se salvan… Si eso fuera cierto, estaríamos todos en el horno

Como el mismo texto del Apocalipsis lo demuestra, la salvación es ofrecida a todo el mundo; habida cuenta de esa enorme muchedumbre, imposible de contar, formada por gente de todas las naciones, familias, pueblos y lenguas (Ap 7, 9). Porque, en efecto, la salvación viene de nuestro Dios, que está sentado en el trono, y del Cordero (Ap 7, 10). Esa maravillosa descripción de los Bienaventurados, que adoran eternamente a Dios, concluye con una espléndida expresión: ¡Amén! ¡Alabanza, gloria y sabiduría, acción de gracias, honor, poder y fuerza a nuestro Dios para siempre! ¡Amén! (Ap 7, 12). ¡Qué bueno sería repetirla como jaculatoria, a lo largo de cada día; especialmente en las horas de dolor, en que todo parece perdido…!

En el salmo responsorial, como nuestra propia respuesta a la lectura del Apocalipsis, con la antífona Así son los que buscan tu rostro, Señor, rubricamos la descripción de los que procuran la santidad. O sea, los que tienen las manos limpias y puro el corazón, y no rinden culto a los ídolos (Sal 23, 4).

El apóstol San Juan, en tanto, nos recuerda todo el amor del Padre hacia nosotros. Él quiso que nos llamáramos hijos de Dios, y nosotros lo somos realmente (1 Jn 3, 1). Y nos advierte, también, que lo que seremos no se ha manifestado todavía… porque cuando se manifieste, seremos semejantes a él, porque lo veremos tal cual es (1 Jn 3, 2). ¡Qué maravilla! ¡Ya no veremos a Dios desde lejos, entre penumbras, y con una imagen con frecuencia distorsionada; como lo hacemos gimiendo y llorando en este valle de lágrimas terrenal…! Esa será la felicidad absoluta y para siempre. Allí secará el Señor las lágrimas de nuestros ojos (cf. Plegaria Eucarística III. Misa de Difuntos); y nuestro gozo será perfecto. Como les digo siempre a nuestros niños de catequesis, la única fiesta que no se termina, y que cada vez se pone mejor es la del Cielo… Aquí, en la Tierra, todas las fiestas se terminan; unas más o menos bien, y otras a los tiros, las trompadas y toda clase de violencias, nacidas de la embriaguez y las drogas. ¡Ni hablar de las festicholas de ciertos gobernantes; producto de su propia corrupción, y solventadas con el sufrimiento del pueblo!

La batalla por la propia santidad, y la de nuestros hermanos, exige de nosotros una permanente vigilancia. No se trata de buscar hacer, todo el tiempo, y en todas las circunstancias, acciones extraordinarias. Se trata de buscar ser santos, por de pronto, haciendo del mejor modo, para la gloria de Dios, las tareas de cada día, según nuestro estado y condición de vida. Dice San Juan Crisóstomo, al respecto: Una mujer ocupada en la cocina o en coser una tela puede siempre levantar su pensamiento al cielo e invocar al Señor con fervor. Uno que va al mercado o viaja solo, puede fácilmente rezar con atención. Otro que está en su bodega, ocupado en coser los pellejos de vino, está libre para levantar su ánimo al Maestro. El servidor, si no puede llegarse a la iglesia porque ha ido de compras al mercado o está en otras ocupaciones o en la cocina, puede siempre rezar con atención y con ardor. Ningún lugar es indecoroso para Dios (Hom. 4, sobre la Profetisa Ana). En otras palabras, quien no busca en cada situación sencilla, ponerse en presencia de Dios, según su voluntad, jamás tendrá fuerzas y decisión para acciones heroicas y hasta martiriales.

Luchar por la santidad implica, coraje y perseverancia. Pensemos cuánto invertimos, en tiempo y en dinero, por ejemplo, en nuestra formación inicial. Y cuántos sacrificios se hacen, por caso, para realizar cursos y especializaciones; y obtener títulos, licenciaturas, y doctorados; para ganar más dinero, tener mejores trabajos y gozar de más reconocimiento de los demás. ¿Y para ser santos, y llegar al Cielo –que es el fin último de nuestra vida-, cuánto invertimos, en tiempo, en plata, y esfuerzos? ¿Qué cantidad de recursos destinamos –vale preguntarse- para buenos libros de doctrina católica, ejercicios y retiros espirituales; disponibilidad para una constante Dirección Espiritual y, por supuesto, para una oración de calidad, y las consecuentes obras de misericordia, espirituales y corporales? Qué bien nos viene recordar aquellas sabias palabras de San Agustín: ¿Buscáis aquí –en este mundo- el alimento como cosa preciosa? Dios será vuestro alimento. ¿Buscáis aquí los abrazos carnales? ‘Mi felicidad está en unirme a Dios’ (Sal 72, 28). ¿Buscáis aquí las riquezas? ¿Cómo no poseeréis todo, pues gozaréis de Aquel que ha hecho todo? Para quitar toda inquietud a nuestra fe he aquí, en fin, lo que el Apóstol dice de esta vida: ‘Dios es todo en todos’ (1 Cor 15, 28) (Sermón 225, sobre el Alleluia).

Con frecuencia escuchamos de ciertas personas, yo no soy ningún santo. Lo primero que les respondo es, yo tampoco, pero quiero serlo. ¿Usted también lo quiere?

De eso se trata, en primerísimo lugar: de tener la firme decisión de ponerse en el camino de la santidad; para la mayor gloria de Dios. Es el mejor negocio de nuestra vida; y el único posible para empezar a ser felices, en la Tierra, y definitivamente felices en el Cielo. El deseo de Dios, inscrito en nuestros corazones, es irresistible. Somos atraídos hacia Él porque, como bien nos enseña San Agustín, nos hiciste, Señor, para ti, y nuestro corazón está inquieto hasta que descanse en ti (Confesiones, I, 1).

Decir, entonces, yo no soy ningún santo, es en muchas ocasiones una velada declaración de no querer serlo; pues eso implicaría luchar contra el pecado, salir de las propias comodidades y caprichos, y reconocer, con humildad, que no somos dioses omnipotentes, sino hijos del único Dios… Podemos repetirnos, entonces, no somos santos; pero queremos serlo, para alcanzar a Dios, y no perdernos…

La Santa Madre Iglesia, maestra en todo, por eso ha instituido el 1º de Noviembre la solemnidad de Todos los Santos; no solo para celebrar a los oficialmente reconocidos como tales, con día y modo de festejo, sino también para alabar al Señor, fuente de toda santidad, en todos aquellos que ya gozan, para siempre, de su compañía. Es una ocasión maravillosa, entonces, para revisar cómo va nuestra actitud sobre la santidad.

Desde hace algunos años, en nuestra parroquia, venimos celebrando la Noche de santos; con misas, procesiones, y representaciones sobre la vida de los santos. Es una ocasión inmejorable, por ejemplo, para que nuestros niños y adolescentes de catequesis y otros grupos, vestidos de diferentes santos, hablen de sus vidas, obsequien estampas y compartan la alegría de ser de Cristo. Este año, además, lo realizamos como adhesión al Mes Misionero Extraordinario.

Lamentablemente, el demonio viene alentando en los últimos tiempos, la celebración de halloween, o noche de brujas. No faltan, tampoco, los colegios y otras entidades, que obligan a los niños a participar de la misma con disfraces horrendos, tétricas calabazas, y otros elementos de patética fealdad; y alabanza del mal, del pecado y de la muerte. En noches como estas se abren, de par en par, ciertas puertas del infierno; y tienen lugar hasta criminales prácticas…

Por eso, tenemos motivos más que suficientes para celebrar la santidad. Y dar un testimonio radiante, en nuestros pequeños, de todo el bien que Dios hace en las almas puras (Mt 5, 8). Para que puedan ver su rostro, ya desde ahora, en todas las circunstancias de la vida; y ser dueños del mayor de todos los tesoros…

P. Christian Viña