Inicio Noticias Tener un propósito en la vida, punto de partida para hallar el...

Tener un propósito en la vida, punto de partida para hallar el sueño americano

12

Los inmigrantes hispanos tenemos que poner énfasis en ayudarnos unos a otros a tener éxito, señaló el empresario de origen colombiano Andrés Echeverri (41), quien empezó trabajando como mesero y ahora dirige su propia empresa que factura más de dos millones de dólares anuales.

“Tenemos que preguntarnos si estamos ayudando a la comunidad, si estamos agradeciéndole a nuestros empleados y también al que nos corta la grama”, dijo quien destina 15 por ciento de sus ganancias a causas que ayudan a la comunidad para así marcar una diferencia en la vida de personas que lo necesitan.

Echeverri, quien llegó a Estados Unidos con cien dólares, es el presidente de ACSI, una empresa que ofrece servicios de traducción e interpretación en casi 60 idiomas, incluso en lenguaje de señas.

La misión de ACSI es ofrecer los mejores servicios que ayuden a los clientes a conectarse globalmente con su audiencia. Su eslogan es: “Resolviendo el rompecabezas de lenguas”.

Su historia de éxito empresarial nos muestra que el punto de partida para hallar el sueño americano es tener un propósito en la vida, estar dispuesto a trabajar fuerte y nunca perder los valores.

Sus padres han sido claves para que él alcanzara el éxito: su madre era una trabajadora social -sin duda, una profesión de entrega a los demás- y su padre era un empresario, de quien aprendió a ser disciplinado y emprendedor.

Echeverri empezó a trabajar a los 15 años en su propio negocio de venta de pollo a domicilio en Cali. “Siempre he sido emprendedor, me gusta trabajar y producir”, indicó.

En su natal Colombia estudió inglés y empezó sus estudios universitarios. Con el claro objetivo de educarse y triunfar, decidió venir a Estados Unidos solo a los 21 años.

Califica de bendición el poder vivir en este país que le abrió las puertas y le dio acceso a tantas oportunidades para progresar.

Su primer trabajo fue como mesero en hoteles y restaurantes, con lo cual pagaba sus estudios. Estudió negocios en Florida Gulf Coast University y luego obtuvo una maestría en administración de negocios (MBA) en American University de Washington.

Confiesa que, entre el trabajo y las clases, dormía pocas horas y aprendió lo difícil que es ser inmigrante.

También hizo trabajos de construcción antes de establecer -hace nueve años- su empresa ACSI de traducciones, la cual se fue haciendo muy próspera hasta llegar a 65 clientes en la actualidad. Le presta servicios al gobierno federal, gobiernos locales y corporaciones. Entre sus clientes, destaca la Reserva Federal, el gobierno del Distrito de Columbia y U.S. Army.

Su compañía es parte de la Cámara de Comercio Hispana del Gran Washington y él pertenece a la junta directiva.

Al hablar del secreto del éxito mencionó que hay que tener un norte, un propósito, y la disciplina de terminar lo que uno empieza. “Cuando haces algo, hazlo muy bien o no lo hagas”, subrayó.

Igualmente, Echeverri, quien tiene dos hijos de 5 y 7 años, cree que el dinero no debe hacer que uno pierda ‘el don de gente’ y que es importante respetar a la comunidad.

“En tiempos difíciles han sido importantes los valores inculcados porque te permiten tomar decisiones adecuadas y no arrepentirte –agregó-. Seguir los buenos principios te permite dormir con la consciencia tranquila”, aclarando que “eso no lo da el dinero”.

Este empresario exitoso está consciente de que el dinero va y viene, que es importante tener un propósito porque la vida es corta y es clave ayudar a los demás para que también puedan triunfar.

“La gente se queja, pero no ayuda”, dijo reconociendo que frecuentemente nos enfocamos en los problemas en vez de detectar las oportunidades.

“No suframos por el éxito de los otros, más bien contagiémonos del éxito de los demás”, dijo sobre la improductiva pero muy común tendencia a envidiar.

Para detalles sobre Andrés Echeverri y su empresa, visite: www.acsitranslations.com

Por Andrea Acosta.