Inicio Noticias Birmania, no Bélgica, es el futuro de la Iglesia

Birmania, no Bélgica, es el futuro de la Iglesia

22

Según el Centro de Investigación Aplicada en el Apostolado de la Universidad de Georgetown (CARA), la nación que proporciona más sacerdotes por católico en el mundo es, sorprendentemente, Birmania (Myanmar).

(CATHOLIC HERALD) ¿Qué país produce la mayoría de los sacerdotes en relación con el tamaño de su población católica? ¿Es Brasil, la potencia del catolicismo latinoamericano? ¿Quizás la República Democrática del Congo, con su Iglesia en rápido crecimiento? ¿O tal vez la Iglesia católica filipina?

La respuesta es: ninguno de estos. La nación que proporciona más sacerdotes por católico en el mundo es, sorprendentemente, Birmania (Myanmar). Esa es la conclusión de un nuevo y convincente estudio realizado por el Centro de Investigación Aplicada en el Apostolado de la Universidad de Georgetown (CARA).

Los investigadores no especulan sobre por qué la abrumadoramente budista Birmania es un hervidero de vocaciones sacerdotales. Solo hay 750.000 católicos en el país, el 1% de la población. Pero la Iglesia está liderada por una figura dinámica: el cardenal Charles Maung Bo. Él tiene una visión clara de la Iglesia como una fuerza mediadora entre la mayoría budista y las minorías asediadas. Tal vez su ejemplo esté inspirando a otros hombres católicos birmanos a dedicar sus vidas a la Iglesia.

CARA descubrió que después de Birmania, el país con la siguiente proporción más alta de nuevos sacerdotes y católicos es Tailandia (otra nación mayoritariamente budista), seguido de Togo, Vietnam y Bangladesh. En otras palabras, 4 de los 5 principales países son asiáticos y 1 africano.

Esto es inesperado porque no estamos acostumbrados a pensar en el catolicismo como un fenómeno asiático. Tendemos a considerarlo europeo, latinoamericano y africano. Después de todo, solo el 3% de los asiáticos son católicos y solo 2 de los 48 países de Asia son mayoritariamente católicos: Filipinas y Timor Oriental.

Pero en los próximos siglos el panorama general puede cambiar. El cardenal Luis Antonio Tagle de Manila reveló que una vez el Papa Francisco le había dicho que «el futuro de la Iglesia está en Asia». Es concebible que en este siglo pueda haber un papa asiático. El sábado pasado, la orden dominicana eligió al primer líder asiático en sus 800 años de historia, el filipino P. Gerard Timoner. Ya los países con importantes minorías católicas como India y Corea del Sur están enviando un gran número de misioneros al extranjero. Tal vez en el futuro, los sacerdotes suministrados a las parroquias occidentales serán tan propensos a venir de Asia como de África.

¿Cómo le fue a los países más cercanos al catolicismo en el estudio de CARA? Los Estados Unidos ocupan el lugar 50 de 108. Un lugar más alto, en el lugar 49, esta Gran Bretaña (definida como Inglaterra, Gales y Escocia). Ambos países estaban muy por delante de las naciones tradicionalmente católicas como España (73), Alemania (75), Irlanda (incluida Irlanda del Norte, 78), Argentina (98) y Francia (99). Al fondo de la mesa estaba la Bélgica, una vez sólidamente católica.

CARA basó las clasificaciones en las cifras más recientes para las ordenaciones sacerdotales (para 2015, 2016 y 2017) y los datos de población católica para 2017 del Annuarium Statisticum Ecclesiae del Vaticano. Para evitar resultados sesgados, los investigadores solo incluyeron países que tenían al menos 100.000 católicos, al menos 9 ordenaciones entre 2015-2017 y un mínimo de 1 ordenación en cada uno de los 3 años estudiados. Si hubieran eliminado el requisito de 100.000 católicos, entonces el pequeño Nepal habría sido el primero. Otras naciones como Samoa, Níger, Liechtenstein, Dinamarca, Kosovo, Kiribati y Fiji también habrían tenido un lugar destacado. Pero CARA argumentó que la alta proporción de sacerdotes nuevos en la población católica de estos países fue en parte el resultado de tener poblaciones católicas minúsculas.

El nuevo estudio ofrece solo una medida aproximada de la vitalidad de las iglesias nacionales. Filipinas, por ejemplo, ocupa el puesto 95 entre las 108 naciones. Sin embargo, es una de las iglesias más activas del mundo, que organiza grandes Misas alucinantes al aire libre, envía innumerables misioneros al extranjero.

Aún así, las clasificaciones de CARA nos permiten comparar la salud relativa del catolicismo en todo el mundo (aunque con cautela). Nos dicen algo importante: que partes de la Iglesia en Asia están floreciendo más allá de toda expectativa. Necesitamos entender por qué Birmania, Tailandia, Vietnam y similares son capaces de producir tantas vocaciones sacerdotales a pesar de ser pocos. ¿Ser una pequeña minoría es realmente una ventaja? ¿Esto une a los miembros de la Iglesia y les da un sentido urgente de misión que falta en los países de mayoría católica?

Solo podemos especular. Pero gracias al estudio CARA, al menos sabemos un poco más sobre la Iglesia global que antes.