Inicio Noticias ¡Ven a la fiesta!

¡Ven a la fiesta!

382

Estamos en el corazón del verano. Y desde hace meses existe un grupo de personas que se ha dedicado a trabajar como hormiguitas, empeñados en una cosa: celebrar con toda la comunidad santiaguera al santo patrón. Y ya, a partir de hoy, por nueve días consecutivos celebramos las fiestas en honor a Santiago Apóstol, “el mayor”, conocido así en los escritos del Nuevo Testamento. Claro está que el apóstol, buen discípulo de su Maestro, de forma modesta preguntaría el porqué de las festividades. Pues para todo apóstol la atención está puesta no sobre ellos mismos sino sobre su Señor, Cristo. Pero también es cierto que Jesús dijo: “Quien los recibe a ustedes, a mí me recibe, y quien me recibe a mí, recibe a Aquel que me ha enviado” (Lucas 10,40). Así que, en el fondo, la fiesta del Apóstol Santiago nos beneficia, sobre todo, a nosotros mismos.

Ante todo, porque tenemos la oportunidad de romper la rutina para celebrar la vida. ¡Y existe tanta vitalidad cuando nos juntamos y participamos en actividades comunes! Tenemos un verdadero derroche de color y belleza en estas patronales: presentaciones de grupos de danza, de teatro, orquestas. La ciudad está inundada de murales (el último inaugurado fue justo el de la Calle Duvergé, la del Arzobispado, en el centro, con una hermosa obra que representa a nuestro santo). Tendremos reina y rey. Y se han dado cita nuestro cantantes y músicos, nuestros bailarines, danzantes, ballestas, coreógrafos; nuestros artistas plásticos y artesanos. Homenajeando al patrono, enaltecemos nuestra ciudad.

También contamos con el mundo del deporte. El Estadio Cibao es testigo privilegiado de ello.

La vida que celebramos se contagia y desea el bien de todos. Por eso, en las patronales hay un sitio destacado para la caridad. ¿De qué forma? El sábado 20, a partir de las 8 hasta las 12 de la mañana, Cáritas estará en la Catedral con un extraordinario equipo de voluntarios –médicos y personal afín– atendiendo la salud de quien desee hacerse ver. De forma gratuita y con posibilidad de recibir, también, el tratamiento gratis. Todos, pero sobre todo los más necesitados, están invitados.

Pero la fiesta solo sucede si el corazón está feliz y en paz. Por eso, vámonos a lo profundo: a partir de hoy a las 7 de la noche, por nueve días, nos reuniremos como comunidad arquidiocesana de fe, a festejar a nuestro santo patrono en la Catedral, en esa doble mesa de la Palabra y la Eucaristía. Aprovecharemos para descubrir qué rasgos del apóstol Santiago nos sirven para conocer, amar y servir mejor al Señor Jesús. Y nos llenaremos de una alegría diferente: de esa que no se acaba cuando la música y las luces se apagan. Una alegría capaz de permanecer en nosotros aun cuando, en lo cotidiano, las dificultades nos desafían. Que nos recuerda que no estamos solos, que nuestros hermanos están con nosotros. Esa es la alegría cristiana, que nace de la fe y del encuentro con Jesucristo. El mismo al que Santiago, hermano de Juan, “hijo del trueno” siguió incluso con el martirio.

Ya todo está preparado. ¡Ven a la fiesta!

Hna. Verónica De Sousa