Inicio Noticias En EE.UU. los obispos votan para implementar una línea telefónica directa para...

En EE.UU. los obispos votan para implementar una línea telefónica directa para denunciar abusos

50

Los obispos votaron abrumadoramente para autorizar la implementación de un sistema que permitiría a las personas realizar denuncias a través de un número de teléfono gratuito, así como en línea.

(CATHOLIC HERALD) Un sistema a nivel nacional para recibir denuncias confidenciales de «ciertas quejas» contra obispos dio un paso más cerca de ser implementado durante la asamblea general de primavera de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos.

El 12 de junio, en una serie de 3 votos, los obispos votaron abrumadoramente para autorizar la implementación de un sistema que permitiría a las personas realizar denuncias a través de un número de teléfono gratuito, así como en línea.

El sistema, que sería operado por un proveedor externo contratado por la USCCB, se implementaría a más tardar el 31 de mayo de 2020, según la propuesta aceptada por los obispos.

La propuesta recibió un amplio apoyo durante una reunión de 35 minutos en el segundo día de la asamblea de primavera. El cuerpo completo de obispos votó sobre las 3 medidas que rigen la implementación del sistema.

Anthony Picarello, secretario general adjunto de la USCCB, presentó la propuesta a la asamblea a solicitud del cardenal Daniel N. DiNardo de Galveston-Houston, presidente de la conferencia.

Picarello dijo que el sistema de denuncias se ajustaría a los requisitos del «motu proprio» del Papa Francisco «Vos estis lux mundi» («Tú eres la luz del mundo»), emitido en mayo. Entre sus mandatos, el documento requiere que las diócesis y las eparquías de todo el mundo establezcan «uno o más sistemas públicos, estables y de fácil acceso para la presentación de denuncias». Se estableció como fecha límite el 1 de junio de 2020.

Todas las denuncias se canalizarían a través de una central de recepción, que luego sería responsable de enviar las denuncias al metropolitano o arzobispo apropiado, responsable de cada diócesis en una provincia y a la nunciatura papal en Washington, explicó Picarello. Estados Unidos tiene 32 metropolitanos.

Los metropolitanos serán responsables de informar cualquier denuncia a las autoridades policiales locales como primer paso para investigar el reclamo.

En respuesta a una pregunta de un obispo, Picarello dijo que las denuncias de supuestos abusos o quejas sobre cómo un obispo maneja los casos seguirán siendo tomadas por diócesis y eparquías individuales.

Algunas diócesis ya cuentan con sistemas de información. La fecha límite del 31 de mayo se estableció para permitir que esos sistemas y cada área metropolitana alinearan los procedimientos para poder aceptar las denuncias de la línea directa nacional, dijo Picarello.

Aunque la fecha límite para la implementación es de casi 1 año, añadió Picarello, la USCCB espera que todo el sistema pueda estar en funcionamiento antes.

«Puedo asegurar al Comité Ejecutivo junto con el Comité Administrativo, queremos que esto se haga lo más rápido posible», dijo el cardenal DiNardo a la asamblea. «Pero queremos asegurarnos de que los metropolitanos estén al tanto de esto, y solo podemos ir tan rápido como los metropolitanos puedan hacerlo».

La primera votación se refería a la implementación de un sistema nacional de información; con votaciones 205-16, y 3 abstenciones.

En la segunda votación, los obispos acordaron que los comités ejecutivos y administrativos de la USCCB desarrollarían una propuesta más detallada sobre cómo funcionaría el sistema; con votaciones 200-21, y 2 abstenciones.

Los detalles y los costos estimados serían revisados ​​en septiembre por el Comité Administrativo de los obispos, que incluye a los oficiales y los presidentes de los diversos comités de la conferencia.

El mismo comité en noviembre, antes de la asamblea general de otoño de los obispos, revisaría los lineamientos y otros detalles relevantes después de la selección del proveedor. El Comité Ejecutivo continuaría supervisando la implementación del sistema.

La votación final, fue 220-4 y 1 abstención, comprometió a los obispos a tener el sistema de denuncias en funcionamiento antes del 31 de mayo.

La propuesta también solicita que el segmento en línea contenga un enlace que se pueda publicar en cualquier sitio web diocesano o eparquías, así como en el sitio web de la USCCB.

El obispo Robert D. Conlon, de Joliet, Illinois, dijo que dar a conocer el teléfono y el sistema de denuncias en línea será clave. «Lo último que queremos es que nos acusen de no ser transparentes de un sistema que estamos instalando», dijo.

El Cardenal DiNardo dijo que el sistema de denuncias, así como el seguimiento de qué tan bien está funcionando, estará sujeto a revisión en 3 años, como se solicita en «Vos estis lux mundi».

El documento del Papa Francisco es una nueva ley universal de la iglesia que protege a los miembros de los abusos y responsabiliza a sus líderes. Regula las quejas contra el clero o los líderes de la iglesia con respecto al abuso sexual de menores o personas vulnerables.

El Comité Ejecutivo presentó una propuesta para un sistema de denuncias para recibir quejas contra obispos al Comité Administrativo en septiembre. Después de ser aceptado, el plan estaba inicialmente entre una serie de pasos para responder a la actual crisis de abuso sexual que iba a ser votada durante la asamblea general de la USCCB el otoño pasado.

Sin embargo, esos votos se aplazaron a pedido del Vaticano hasta que el Papa Francisco convocó una reunión de los presidentes de las conferencias de obispos de todo el mundo para discutir una respuesta unificada a la crisis.