Seguidores de Maduro intentan agredir al cardenal Urosa en la Basílica de Santa Teresa

0

Un grupo de seguidores del presidente venezolano, Nicolás Maduro, irrumpieron ayer miércoles en la Basílica de Santa Teresa, en el centro de Caracas, donde se estaba celebrando la procesión del Nazareno de San Pablo, para intentar agredir al cardenal Jorge Urosa.

A través de las redes sociales, se divulgaron imágenes y videos de lo ocurrido en el interior de la basílica. Un grupo de radicales gritaban «¡Chávez vive, la lucha sigue!». Los fieles, que a su vez gritaban «¡Libertad!», rodearon al cardenal e impieron la agresión.

José Manuel Olivares, diputado a la Asamblea Nacional por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), responsabilizó a Maduro por el incidente en la iglesia y denunció que se trata del mismo grupo que en una oportunidad asaltó al Parlamento con concejales del PSUV.

Horas antes, el cardenal Jorge Urosa Savino había rechazado la supuesta actuación en las manifestaciones opositoras de grupos civiles armados, conocidos como «colectivos», y dijo que el gobierno de Maduro no los puede «seguir amparando», ya que, «sin duda alguna, no tienen ninguna autoridad».

«Esas bandas civiles armadas son ilegales y ciertamente incurren en delitos», manifestó en una rueda de prensa el segundo vicepresidente de la Conferencia Episcopal Venezolana.

Además, el prelado recordó que el uso de la fuerza pública en el país «está reservado a las autoridades del Estado».

Urosa, al igual que varios dirigentes opositores, ha denunciado en reiteradas oportunidades la presencia de grupos civiles armados que actúan en apoyo al gobierno nacional; sin embargo, las autoridades han desmentido los vínculos con estos supuestos grupos.

El purpurado insistió en la «ilegalidad absoluta» e «impunidad» con la que supuestamente actúan esos grupos civiles, «siempre en apoyo a acciones o actividades del gobierno nacional».

Se refirió también a las muertes registradas en los últimos días aparentemente en manos de funcionarios de seguridad pública; una de ellas, en una de las manifestaciones opositoras celebradas en los días recientes. «Lo de las muertes es especialmente reprobable y lo rechazamos completamente», dijo.

Aseguró que el episcopado rechaza la violencia «venga de donde venga» y señaló que «no se trata de condenar un acto de violencia de un grupo o de otro», sino que cualquier tipo de violencia es «inaceptable».

«Hemos querido destacar (…) nuestro rechazo a esa represión absolutamente desmedida con la cual se ha enfrentado estas manifestaciones, que han empezado siempre con manifestaciones pacíficas pero que, luego, llegado un momento, reciben un ataque absolutamente inadecuado y exagerado», indicó.

Share.

About Author

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: