Madre que casi aborta a su bebé pide a la Corte Suprema que suspenda la prohibición de las vigilias provida

0

Alina Dulgheriu de la campaña «Be Here For Me» hoy tiene una hija de seis años gracias al movimiento que hoy quieren censurar.

(LifeSiteNews/RRI) El Tribunal Superior de Londres escuchó el jueves los argumentos legales en un recurso contra la llamada «zona de amortiguación» impuesta por un distrito londinense en respuesta a vigilias pro vida cerca de un centro abortista en Ealing, al oeste de Londres.

En abril de 2018, el London Borough of Ealing se convirtió en la primera autoridad local del Reino Unido en imponer lo que se denomina «Orden de Protección de Espacios Públicos» (PSPO) para el área alrededor de una centro abortista en Ealing. El propósito declarado de esta sanción era «proteger a las mujeres de la angustia y la intimidación» al entrar a los centros abortistas.

El consejo de Ealing había aprobado la medida por unanimidad porque los proveedores de servicios de aborto, como el British Pregnancy Advisory Service y sus partidarios, le habían convencido de que dichas «zonas» son necesarias. Durante la consulta pública previa a la toma de decisión, el cuadro que se pintó fue que la protesta pacífica fuera de la instalación consistía en «grupos» que se acercan a las mujeres cuando ingresan y les muestran fotos explícitas de abortos o las llaman por sus nombres. Algunos defensores de PSPO sostuvieron que el solo acto de protestar pacíficamente fuera de un centro de aborto era un acto de intimidación para las mujeres.

Tras la aprobación de esta primera PSPO en Inglaterra, otros consejos locales ingleses, con un mayor estímulo por parte de varios proveedores de aborto y sus defensores, también están considerando seguir el ejemplo del Consejo Ealing. Por lo tanto, la audiencia de hoy en el Tribunal Superior es vista por muchos como un caso de prueba con cualquier resultado monitoreado de cerca por otros consejos. Se espera que si el tribunal confirma el ordenamiento jurídico actual de Ealing, podrían introducirse otras «zonas» similares en otras partes de Gran Bretaña.

El testimonio de Alina Dulgueriu

El recurso al Tribunal Superior de Londres contra a la decisión de Ealing de imponer una «zona de amortiguación» alrededor de la instalación de aborto de Ealing ha sido presentado por Alina Dulgheriu, de la campaña «Be Here For Me». En 2011, cambió de opinión acerca de tener un aborto después de conocer a un testigo pro-vida fuera de una instalación de aborto. Como resultado de esa reunión, ella recibió ayuda práctica y financiera, junto con el apoyo moral que tanto necesitaba, y continuó con su embarazo. Hoy tiene una hija de seis años.

Una de las otras consecuencias de esta reunión que cambió la vida fue que Dulgheriu se convirtió en miembro activa en el movimiento pro-vida. Ella asiste regularmente a vigilias fuera de instalaciones de aborto organizadas por grupos como la Red de buenos consejeros.

La defensa de las vigilias provida

Alasdair Henderson, el abogado que representa a Dulgheriu, dijo al tribunal que la prohibición de las vigilias a menos de 100 metros del centro de aborto debería ser anulada, ya que su efecto sobre el continuo testimonio de los grupos pro vida fue «intrínsecamente desproporcionado». Dijo que esto afectó particularmente al testimonio provida de mujeres como Dulgheriu, cuyas acciones ascendieron a poco más que «dos o tres personas que esperaban afuera [tales instalaciones]ofrecían folletos y oraban silenciosamente».

Henderson continuó diciendo que la PSPO del Consejo de Ealing tenía «amplias ramificaciones para la libertad de expresión, la libertad de reunión y otros asuntos». Instó al tribunal a declarar a la PSPO ilegal, inválida y una injerencia injustificada en el Convenio Europeo de Derechos Humanos.

En respuesta a las afirmaciones de los abogados que representan al Consejo Ealing de que las mujeres estaban siendo «intimidadas» por las vigilias a favor de la vida, Henderson declaró que quienes testificaban fuera de un centro abortista «son pro vida, su único medio para lograr eso es ofrecer ayuda y apoyo a las mujeres que consideran el aborto». Agregó: «[los grupos pro vida]no solo condenan el acoso o la intimidación activa [sino que] niegan absolutamente que hayan hecho algo parecido [ya que]tal comportamiento sería totalmente contraproducente para lo ellos quieren hacer».

El tribunal también escuchó que las vigilias a favor de la vida han tenido lugar fuera del centro abortista de Ealing durante más de 20 años. En ese período, no ha aumentado de tamaño. Además, durante ese tiempo, no ha habido un arresto o procesamiento por ninguna ofensa.

El juicio fue reservado a una fecha aún no confirmada.

Share.

About Author

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: