“La mujer en la sociedad dominicana”

0

Al celebrar el día internacional de la mujer, viene como anillo al dedo citar la Carta Pastoral 2017, escrita por el Episcopado Dominicano: “La mujer en la sociedad dominicana”. Por el espacio no se puede citar completa; subrayamos algunos aspectos: Los obispos expresan un reconocimiento a la mujer dominicana que cada vez más se preocupa por su formación y desarrollo, con participación más activa y de incidencia en la vida social y política de la nación, como lo testimonian las matrículas y graduaciones universitarias (62.8% mujeres, 37.2% hombres); destacan la labor que en nuestra sociedad realizan en todas las áreas profesionales. Con su trabajo, disciplina y pensamiento, aportan eficazmente al desarrollo dominicano. Varias figuras femeninas descuellan en la promoción de valores humanos y cívicos, enalteciendo el ejercicio y la ética profesional. En el campo de la política se está tomando conciencia del aporte que la mujer, con su especial sensibilidad humana, puede dar a la sociedad. Así lo muestran los datos pasada contienda electoral del 2016. El 44.32% de las candidaturas para todos los cargos fueron mujeres, y el 55.68% hombres, aunque solo conquistaron cargos de vice alcaldesas, subdirectoras, suplente de regidor, etc. La participación actual de la mujer en los gobiernos locales es clave para la promoción de una política integradora.

Reconocen el aporte que la mujer da a nuestra economía nacional y muchas han tenido que sufrir la migración. El 54% de las remesas recibidas en el país, a través de canales formales, provienen de mujeres migrantes. Son heroínas nuestras mujeres más pobres, madres del campo y de los barrios de nuestras ciudades, que poseyendo menos estudios y, consecuentemente, con menos posibilidades de trabajo formal, viven una vida de muchos sacrificios, trabajando duramente en medio de precariedades para sostener sus hogares. No obstante lo anterior, la pobreza y el analfabetismo generan grandes problemas que las  afectan significativamente, como el embarazo en edad temprana, cuyas causas principales son la desintegración familiar, la falta de educación en valores, la mentalidad subjetivista, relativista y de consumo. Se evidencia la necesidad de reforzar las familias, de seguir educando fundamentados en valores, sobre todo en el ámbito de la sexualidad, a niños y adolescentes. Hace falta que las autoridades tomen medidas más eficaces para impedir que se promueva libremente en los medios, la violencia, la vulgaridad y las expresiones dañinas, especialmente a los más jóvenes.

Notamos, expresan, que una espiral de violencia invade los espacios de la sociedad dominicana y que alcanza diversos escenarios, como: el intrafamiliar; el laboral; el vinculado a un contexto social y cultural, donde se somete a la mujer por el hecho de serlo; de conflictos de relaciones de parejas y exparejas. Es oportuno recordar que conforme a la ley 24-97 es un delito la violencia contra la mujer. Aunque las mujeres pobres son las más afectadas, la violencia se registra en diversos estratos sociales.

La violencia en la familia es escuela de resentimiento y odio en las relaciones humanas básicas. El reporte de la Procuraduría General de la República confirma que el nivel de denuncia femenina es mayor que las órdenes de protección. En el 2014, se emitieron 271.4 órdenes para cada 1,000 denuncias. Desde enero hasta julio del 2016 se han registrado 98 homicidios y feminicidios, contra mujeres en edad de 18-34 años. La ley 88-03 afirma que es un derecho tener garantizado un hogar de refugio para mujeres, niños y niñas amenazados de muerte y agresión física, verbal, sicológica y sexual…”.

Hna. Alicia Galíndez

Share.

About Author

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: