“Humanizar la educación significa poner a la persona al centro de la educación”, objetivo de la Iglesia

0

(RV).- “Educar al humanismo solidario. Para construir una civilización del amor 50 años después de la Populorum progressio”, es el título del documento que contiene las líneas generales de educación al humanismo solidario, presentado la mañana del viernes, 22 de septiembre, en la Oficina de Prensa de la Santa Sede. En el evento tambien se presentó la Fundación Pontificia Gravissimum educationis, instituida con el quirógrafo del Santo Padre el 28 de octubre de 2015.

“Humanizar la educación – se lee en el documento – es transformarla en un proceso en el cual cada persona pueda desarrollar sus actitudes profundas, su vocación y contribuir así a la vocación de la propia comunidad. Humanizar la educación – se precisa en el documento – significa poner a la persona al centro de la educación, en un marco de relaciones que constituyen una comunidad viva, interdependiente, unida a un destino común. De este modo se cualifica el humanismo solidario”. Además, se subraya en el documento que, “humanizar la educación significa, también, reconocer que es necesario actualizar el pacto educativo entre las generaciones”.

De manera constante, la Iglesia siempre ha afirmado que «la buena educación de la familia es la columna vertebral del humanismo» y desde allí se propagan los significados de una educación al servicio de todo el cuerpo social, basada en la confianza mutua y en la reciprocidad de los deberes. “Por estas razones – se exhorta en el documento – las instituciones escolares y académicas que deseen poner a la persona al centro de su misión son llamadas a respetar la familia como primera sociedad natural, y a ponerse a su lado, con una concepción correcta de subsidiariedad”.

El documento se enviará a todas las conferencias episcopales para que lo transmitan a las 215.000 escuelas católicas y a las 1.760 universidades católicas en los diversos continentes. En la presentación intervinieron el Cardenal Giuseppe Versaldi, Prefecto de la Congregación para la Educación Católica; Mons. Angelo Vincenzo Zani, Secretario del mismo dicasterio y Mons. Guy-Réal Thivierge, Secretario General de la Fundación Gravissimum educationis.

Share.

About Author

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: