Era detective privado y será sacerdote en la fiesta de la Virgen del Carmen

0

Blas Damián López González es un joven español que fue detective privado antes de optar por ingresar al seminario. Ahora, cuatro años después de tomar esta decisión, será ordenado sacerdote el próximo 16 de julio, en la Fiesta de la Virgen del Carmen.

En su testimonio, publicado en el sitio web de la diócesis de Cartagena en España, López contó que nació en Murcia y creció en el seno de una familia católica.

“Me mostraron con su vida lo que es amar, la alegría y el compromiso que ello comporta”, expresó.

Cuando terminó la escuela, decidió estudiar criminología porque valoraba el hecho de que esa profesión “buscaba recursos para aliviar las vidas truncadas por la pobreza, la droga, el crimen”.

A los 23 años se mudó a Barcelona para trabajar como detective. Allí llevó “una vida que a los ojos del mundo era perfecta: un gran sueldo, una vida material bien cubierta y una novia genial”.

Sin embargo, se cuestionaba sobre lo que realmente quería hacer cada vez que iba a Misa, donde se sentía interpelado por los sacerdotes, y leía libros sobre la vida de santos. “Ante el ejemplo de estas vidas quedaba admirado y lleno de buenos deseos”, contó.

“Un día, después de varios años, el Señor por su misericordia me abrió los ojos y me mostró la verdad de mi vida”, prosiguió.

“El trabajo en el que estaba es cierto que es un trabajo en el que sacas la verdad a la luz, pero sacas también lo peor de la gente y además trabajas para los más ricos. Y yo decía: ‘¿quién soy yo para desvelar las miserias de nadie ni las verdades de nadie?’”, manifestó.

En ese momento de su existencia decidió acercarse más a la Iglesia, comenzar a hacer voluntariado y frecuentar a personas que llevaban una vida entregada a Dios. En sus oraciones le pedía al Señor que le revelara qué debía hacer.

López destacó que nunca se sintió solo en ese proceso de discernimiento porque “aparte de sacerdotes, que nunca faltaron, he de destacar dos personas: mi madre, que siempre me alentaba a vivir mirando al cielo, y mi tía Loli, religiosa Hija del Corazón de María, la cual guió mi alma”.

Cuando tenía 30 años dejó a su novia, el trabajo y regresó a Murcia. Allí empezó a estudiar Teología y a hacer voluntariado orientado a ayudar a los más pobres. También se dedicó a atender a su madre que estaba enferma de cáncer.

Un día fue a una vigilia de oración por las vocaciones que se realizó en el Seminario San Fulgencio. “En esa oración me sentí interpelado por Cristo Eucaristía y sentí la invitación a amasar mi vida con la Suya en el altar”, expresó.

López ingresó al seminario en el 2013 cuando tenía 32 años. Recordó que ese día toda su familia lo acompañó y que su madre escribió en su diario: “Llevamos al novio a la boda”.

El futuro sacerdote expresó que estos últimos cuatro años de formación han sido un tiempo muy intenso en el que no le han faltado dudas ni tentaciones. Sin embargo, siempre ha sentido el apoyo de sus compañeros, de los formadores y de su rector, especialmente ante la preocupación que tenía por la enfermedad de su madre.

El joven también está muy agradecido con su familia porque les debe “ser cristiano y el descubrimiento de la vocación sacerdotal”.

Blas Damián López González comentó que el mismo día de su ordenación se cumplirán tres años del fallecimiento de su madre. Añadió que recibió su vocación “como fruto de la gracia de Dios y como fruto de la vida entregada de unos padres”.

Blas es el último de los seminaristas de la diócesis que será ordenado en este año. El 16 de julio la ceremonia se realizará en la parroquia de San Benito de Murcia y será presidida por el Obispo de Cartagena, Mons. José Manuel Lorca Planes.

Al día el siguiente el joven celebrará allí su primera Misa.

Share.

About Author

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: