Entregan el Premio Nacional Literatura

0

Gran emoción se vivió anoche en la Sala Carlos Piantini, del Teatro Nacional, con la entrega del Premio Nacional de Literatura 2017 al prolífico ensayista, periodista y maestro de la lengua, Federico Henríquez Gratereaux.

El Premio Nacional de Literatura adjudicado por el Ministerio de Cultura y la Fundación Corripio, con la integración este año de la Academia Dominicana de la Lengua tiene una dotación de un millón de pesos.

La sala principal de ese egregio escenario contó con una nutrida presencia de escritores, académicos, estudiantes y figuras de la vida cultural dominicana.

El ministro de Cultura, Pedro Vergés, al pronunciar un discurso emotivo, valoró la adjudicación del galardón.

Dijo que Federico Henríquez Gratereaux merece como muchos, y más que muchos, recibirlo, por su estatura intelectual y de ser un gran dominicano a carta cabal.

Indicó que en esta ocasión el Ministerio de Cultura y la Fundación Corripio hicieron una mejor convocatoria, y enriquecieron la conformación del jurado con la incorporación de la Academia Dominicana de la Lengua.

“También hemos especificado con más precisión la forma de su funcionamiento, que nos permite ahora tener una participación directa en la decisión final de los rectores de cada una de las universidades”.

Vergés explicó que en el Ministerio de Cultura son conscientes de la responsabilidad que constituye la aplicación de las políticas públicas, y por consiguiente, extremadamente conscientes de sus más mínimos detalles.

De su lado el asesor de la Fundación Corripio, el cuentista José Alcántara Almánzar, significó la satisfacción de esa entidad al entregar lo que constituye el máximo galardón de las letras nacionales a un escritor de la estatura de Henríquez Gratereaux. Del premiado, refirió que se trata de un intelectual de múltiples facetas, con una vida consagrada a la literatura y el periodismo, lo que lo forja como un autor de altos kilates.

“Estoy seguro de que este importante galardón dará nuevas motivaciones a Federico Henríquez Gratereaux para continuar; lanza en ristre, la indagación de nuestras esencias”, dijo.

En ese contexto, la filóloga, miembro de la Academia Dominicana de la Lengua, María José Rincón, hizo una semblanza del autor de La Feria de las Ideas, Un Ciclón en una botella, y otras obras fundamentales de  la literatura del siglo XX.

Resaltó que Henríquez Gratereaux no es un hombre de una pieza. “Para seguir los pasos de las vividuras de nuestro Premio Nacional de Literatura hay que hacerlo como él lo enseña día a día en sus reseñas en sus artículos, desde la respiración”, puntualizó al referirse a la acostumbrada y cotidiana columna que el intelectual escribe de lunes a sábado en el periódico Hoy,  “A todo pulmón”.

Henríquez Gratereaux pronunció un discurso de agradecimiento efusivo a la Fundación Corripio y a la familia Corripio. Envió un mensaje a los jóvenes que desean forjarse como escritores.

“Si algo he de decir a los jóvenes que aspiran a recorrer el camino de la literatura, es que se trata de una carrera inestable, erizada de dificultades, más  bien una carrera de obstáculos. El escritor debe saber que su ámbito natural permanente será la soledad, y aceptar vivir  rodeado de indiferencia ante una actividad que no es popular, que interesa a un grupo reducido de personas consideradas excéntricas.

Indicó que esa indiferencia a veces puede volverse un agresivo desdén, al decir que muchos de los temas eternos de la literatura son problemas controversiales e irritantes.

En la mesa principal estuvieron la vicepresidenta Margarita Cedeño; el presidente de la Fundación Corripio, José Luis Corripio; el ministro de Cultura, Pedro Vergés; Andrés Tena Reyes, José Alcántara Almánzar, María José Rincón, y el director del Teatro Nacional, Niní Cáffaro.

La primera parte del programa inició con la interpretación del Himno Nacional.

También se interpretó música de los compositores Juan Sebastian Bach, Antonio Vivaldi y canciones de Ernesto de Curtis. Se trató de una noche especial.

(+)
LAS RAZONES DEL VEREDICTO

El veredicto con el que se le otorgó el Premio Nacional de Literatura a Henríquez Gratereaux dice que estuvo motivado por su dilatada trayectoria como ensayista y su valioso aporte al conocimiento y valoración de la conciencia nacional y la idiosincrasia del pueblo dominicano. Además, como pensador y analista social, histórico y cultural en la que proyecta su erudición, mediante un impecable manejo del idioma.

Federico Henríquez Gratereaux nació en 1937, periodista, ensayista, galardonado también con el Premio Anual de Ensayo Pedro Henríquez Ureña en 1979, es miembro de la Academia Dominicana de la Lengua y correspondiente de la Real Academia de la Lengua Española.

Fue director de Relaciones Públicas de la Presidencia. Director del periódico El Siglo.

Es un prolífico autor y está ubicado dentro de los paradigmas de defensa de la dominicanidad

Share.

About Author

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: