El obispo de Wenzhou hospitalizado en Pekín y bajo vigilancia policial

0

Fue sometido a una operación en un oído. Le han prohibido participar en el funeral de un anciano testigo de la fe, el Pbro. Juan Wang, que padeció 12 años en los campos de trabajo forzado. El secretario del obispo también fue secuestrado para impedir su participación en el funeral del padre Wang.

(AsiaNews/ Bernardo Cervellera) Mons. Pietro Shao Zhumin, obispo de Wenzhou (Zhejiang), se encuentra en un hospital de Pekín recibiendo cuidados médicos. Está siendo controlado por la policía en todo momento e imposibilitado de desarrollar sus funciones episcopales. Mons. Shao está en manos de la policía y de representantes de la Oficina de Asuntos Religiosos desde el mes de mayo. Para la Santa Sede, él es el obispo ordinario de Wenzhou, pero el gobierno no lo reconocecomo tal por formar parte de la comunidad subterránea. A causa de esto, encuentra continuos obstáculos en su desempeño de su servicio a la diócesis y a los fieles, y es sometido a una “instrucción religiosa” para que acepte inscribirse en la Asociación Patriótica, el organismo que se ocupa de controlar a la Iglesia y que proyecta construir una comunidad católica separada de la Santa Sede.

Mons. Shao también fue raptado por la policía en el mes de abril, pocos días antes de Pascua.

Según algunos fieles de su diócesis, él se encontraría en Pekín, desde donde les ha sido enviada una fotografía suya que lo muestra en pijama. Se habría sometido a una operación en un oído.

Su partida para Pekín no le permitió participar en el funeral de un gran testigo de la fe, el sacerdote subterráneo Pbro. Juan Wang Zhongfa, que falleció la semana pasada, el día 2 de septiembre.

El padre Wang, de 86 años, desde 1956 –cuando todavía era seminarista- padeció 12 años de trabajos forzados en Baoanzhi (Interior de Mongolia). Cuando terminó de descontar su pena, se le prohibió regresar a su provincia y permaneció trabajando en el lugar. Recién después de 12 años más, pudo regresar a la comuna de Qianku. En la diócesis trabajó mucho por la evangelización y se ocupó del crecimiento de las vocaciones sacerdotales y de un instituto de monjas diocesano, las Misioneras del Corazón de Jesús.  En sus últimas semanas, estuvo internado en el hospital, y Mons. Shao obtuvo el permiso para visitarlo, siempre escoltado por funcionarios de Asuntos Religiosos. Pero le prohibieron participar en el funeral.

Incluso el secretario de Mons. Shao, el Pbro. Pablo Jiang Sunian, fue llevado por la policía y conducido a un lugar secreto para impedirle participar en el funeral del padre Wang.

Los fieles esperan que, tanto el padre Jiang como Mons. Shao, pronto puedan regresar a la diócesis.

El gobierno alemán se expresó públicamente pidiendo por la liberación de Mons. Shao. Incluso el Vaticano, en un raro pronunciamiento crítico, expresó “grave preocupación” por la suerte del obispo.

Share.

About Author

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: