Cómo el Padre Nuestro llevó a un desertor norcoreano a la libertad

0

El valor y la fe de Seong-Ho también fueron resaltados por Trump durante su discurso sobre el Estado de la Unión en enero.

(CNA/InfoCatólica) «Antes de su fuga, cuando Seong-Ho estaba siendo torturado por funcionarios norcoreanos, había una cosa que le impedía perder la esperanza: repetidamente recitó el Padrenuestro», dijo el presidente Donald Trump en su discurso en el Desayuno Nacional de Oración 2018 en Washington, DC el jueves.

El valor y la fe de Seong-Ho también fueron resaltados por Trump durante su discurso sobre el Estado de la Unión en enero.

Muchos desertores norcoreanos como Ji Seong-ho conocen el cristianismo a través de los misioneros que organizan el ferrocarril subterráneo que les permite escapar a China, donde todavía enfrentan el riesgo constante de ser repatriados a Corea del Norte.

El viaje con los misioneros cristianos a menudo conduce a la conversión de los desertores. Entre el ochenta y el noventa por ciento de los norcoreanos que pasan por el ferrocarril subterráneo se identifican como cristianos después de llegar a Corea del Sur, según un estudio del año 2015 del Dr. Jin-Heon Jung titulado «Ferrocarriles subterráneos de conversión cristiana».

Una iglesia católica en Seúl bautizó a 60 desertores norcoreanos en un día en junio de 2016, después de que el padre Raymond Lee Jong-nam los catequizó y los ayudó con la transición a la vida en Corea del Sur, según UCA News.

«Doy gracias al Padre Lee por mostrarnos un amor profundo como nuestro padre y viviré esta nueva vida en toda su plenitud en esta iglesia», dijo un recién bautizado norcoreano a la Unión de Noticias Católicas Asiáticas.

Ji Seong-ho, cuya historia ganó la atención nacional cuando triunfantemente levantó sus muletas durante el discurso del presidente sobre el Estado de la Unión la semana pasada, le dijo a EWTN que la oración lo sostuvo durante su escape.

«Le ofrecí tantas oraciones a mi Dios … Comencé a orar sálvame, rescátame», dijo.

Ji escapó de Corea del Norte en 2006 cruzando el río Tumen en China, y luego recorrió 6,214 millas en China, Laos, Myanmar y Tailandia para llegar a Corea del Sur con muletas debido a una tragedia anterior que lo dejó amputado.

Ahora que ha alcanzado la libertad, Ji Seong-ho dijo que se siente llamado por Dios para rescatar a otros refugiados norcoreanos.

«El amor de Dios necesita ser transmitido a la gente de Corea del Norte y las almas de Corea del Norte necesitan la salvación de Dios. Bajo esa convicción, estoy haciendo lo que estoy haciendo», dijo.

Según el Ministerio de Unificación de Corea, más de 31,000 desertores norcoreanos ingresaron a Corea del Sur desde 1998.

Nuevas políticas del gobierno Chino disminuyen las deserciones de Corea del Norte

Sin embargo, el número anual de norcoreanos que llegan al sur ha disminuido desde que el presidente chino Xi Jinping asumió el poder y tomó medidas enérgicas contra los misioneros cristianos.

El año pasado tuvo la cifra más baja para las deserciones de Corea del Norte hacia Corea del Sur desde 2001, según los datos del Ministerio de Unificación.

Para los más de 25 millones de personas que permanecen en Corea del Norte, abundan las violaciones a los derechos humanos, según el Departamento de Estado de EE. UU.

«El régimen de la RPDC detiene a más de 100.000 personas, incluidos niños en campos de prisioneros políticos, donde se cometen ejecuciones sumarias, tortura, violencia sexual, inanición y otros atroces abusos bajo la dirección de Kim Jong Un», dijo la portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert, sobre 6 de febrero.

Corea del Norte, país que más viola la libertad religiosa

Corea del Norte siempre ha sido clasificada como el peor país para la persecución de los cristianos por Open Doors.

«La diócesis católica de Pyongyang está vacante y el último obispo fue nombrado en marzo de 1944. No hay clérigos católicos nativos en Corea del Norte, pero los sacerdotes visitantes ocasionalmente dicen misa. En 2008, el padre Paul Kim Kwon-soon, un franciscano surcoreano, se convirtió el primer sacerdote en obtener un permiso de residencia», según un informe de Ayuda para la Iglesia necesitada del Reino Unido.

Un sacerdote francés, el padre Philippe Blot, ha visitado Corea del Norte varias veces. Habló con los parisinos en la Catedral de Notre Dame en abril de 2017 sobre su perspectiva del país que trata a los cristianos con torturas y ejecuciones.

«Como misionero y como sacerdote católico, estoy hablando aquí en nombre de todos esos coreanos que durante más de 60 años han vivido el Vía Crucis más largo de la historia de la humanidad», dijo.

El padre Philippe les pidió a los católicos que recen «ardientemente todos los días por este pueblo crucificado».

Share.

About Author

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: